Actualidad Adventista

Una “Ofrenda de Acción de Gracias” para la Gloria de Dios

La ofrenda de la semana de oración, además de un momento de adoración, es uno de los pilares que impulsa la misión mundial de la iglesia.

La ofrenda de la semana de oración, además de un momento de adoración, es uno de los pilares que impulsa la misión mundial de la iglesia.

La Semana de Oración es un momento especial de consagración para la Iglesia Adventista en todo el mundo. De alguna manera podríamos decir que lo que podemos experimentar toda esta semana es similar a lo que experimentó el pueblo de Israel en el Día de la Expiación. Al final de este día santo, el más solemne de las fiestas de los israelitas, el pueblo de Dios podía estar seguro de que sus pecados habían sido perdonados y que Dios les continuaría brindando la gracia de un nuevo comienzo.

Hay muchos pasajes bíblicos que reflejan la solemnidad de esta fiesta, pero esta vez veamos el Salmo 50. En este salmo, las personas son llamadas a un juicio preliminar, pero no para ser condenadas, sino para invitarlas a un avivamiento moral y espiritual de su adoración. Las ceremonias del templo continuaron teniendo lugar, se ofrecieron los sacrificios y, sin embargo, Dios estaba triste porque habían perdido su significado. “Muchos de ellos consideraban las ofrendas de sacrificio igual que los paganos consideraban sus sacrificios, como regalos por los cuales ellos mismos podrían propiciar a la Deidad. Dios deseaba enseñarles que de su propio amor proviene el don que los reconcilia consigo mismo “. (DA pág. 113).

La imagen con respecto a la naturaleza y el carácter de Dios fue dañada, y las razones de su adoración se volvieron impuras. Podemos tener la impresión de que estamos exentos de tales errores en nuestra comprensión teológica, porque el sistema de sacrificios fue derogado en la cruz del Calvario por el sacrificio de Cristo. Pero no debemos olvidar que el principio del sacrificio es la esencia del verdadero cristianismo y una prueba de que la gracia de Dios es efectiva en nuestras vidas (Rom. 12: 1). La verdadera adoración todavía tiene el sacrificio en su centro y sin sacrificio no hay adoración.

¿Qué quiere realmente Dios de su pueblo? Aquí está la respuesta, que se encuentra justo en el centro de este salmo: “Ofrece a Dios acción de gracias y paga tus votos al Altísimo. Invócame en el día de la angustia: te libraré, y tú me glorificarás (Salmo 50: 14-15).

Hay tres cosas que Dios espera de nosotros: gratitud, fidelidad y confianza en que Él contesta nuestras oraciones.

Alabar a Dios es natural cuando vemos quién es realmente, y lo que ha hecho, está haciendo y hará por nosotros. La gratitud, por otro lado, no se trata solo de palabras, es mucho más profunda, es realmente un sacrificio. En la antigüedad, el papel de la “ofrenda de acción de gracias” era expresar una dependencia total de Dios y de su gracia. La esencia del sacrificio se expresó precisamente a través de la humildad y la dependencia del adorador, reconociendo que todo proviene de Dios y que no merecemos absolutamente nada. Hay una gran necesidad de poner orden en nuestro pensamiento y en nuestra relación con Dios cuando expresamos gratitud a través de nuestras ofrendas e incluso a través del don que queremos traer a Dios en esta Semana de Oración.

Dios es quien nos habla, “porque el mundo es mío y toda su plenitud” (v. 12). ¿Qué podemos ofrecer a alguien que tiene absolutamente todo? Podemos ofrecerle amor, obediencia y gratitud. No es Él quien necesita nuestra ofrenda, sino que necesitamos expresar de manera tangible, incluso sacrificada, nuestra gratitud por todo lo que nos ha dado a través de Su Hijo.

Mirando hacia atrás, a lo que sucedió este año, la mayoría de nosotros estaremos de acuerdo en que, además de muchas otras cosas que sucedieron, la crisis del Covid-19 con todas sus implicaciones, nos ha planteado muchos desafíos. Incluso hasta ahora, muchos de nosotros seguimos sufriendo las consecuencias de la pandemia. Aún así, es hora de reflexionar y preguntarnos por qué podemos estar agradecidos. El salmista nos invita: “Ofrezca a Dios acción de gracias y pague nuestros votos al Altísimo”. Recordar nuestra vida, y compartir con otros cómo Dios nos ha bendecido a cada uno de nosotros durante este año, nos lleva a la verdadera adoración del Dios viviente al que servimos.

La ofrenda de la semana de oración es uno de los pilares que impulsa la misión mundial de la iglesia. Debido al cierre casi mundial de la mayoría de nuestras iglesias, también la donación para la misión mundial a través de nuestras ofrendas de escuela sabática ha disminuido drásticamente durante estos meses. Por lo tanto, existe una gran necesidad de medios financieros para proporcionar fondos para los muchos esfuerzos misioneros en los que nos hemos embarcado. En el Salmo 50:15 Dios nos invita a “invocarme en el día de la angustia”; y él promete: “Te libraré, y tú me glorificarás”.

¡Que Dios bendiga la consagración de cada uno a través de la ofrenda!

Autor: Ioan Campian Tatar, director de Mayordomía, Publicación y Espíritu de Profecía. División Intereuropea de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Traducción de Esther Azón, editora de la Revista Adventista. Imagen: Photo by Robin Spielmann on Unsplash