Actualidad Adventista

In memoriam del pastor Rafael Hidalgo

El pastor Rafael Hidalgo pasa al descanso dejando su legado: almas bautizadas, iglesias organizadas, una familia preciosa, y un digno ejemplo a seguir.

El pastor Rafael Hidalgo pasa al descanso dejando su legado: almas bautizadas, iglesias organizadas, una familia preciosa, y un digno ejemplo a seguir.

Uno de los grandes siervos de Dios, el pastor Rafael Hidalgo, pasó al descanso en la tarde del 26 de octubre. Un día de sábado, en el que la iglesia adventista en España celebraba el día de los pastores.  

La semana anterior había sufrido una caída  de la que enseguida fue ingresado. Salió bien de la operación y se pensó que todo había quedado en un susto. Pero la situación cambió drásticamente el viernes y, en pocas horas, el corazón de este gran hombre de Dios dejó de latir.

El pastor Rafael Hidalgo representa una parte importante de la historia de la iglesia adventista en España. Él contribuyó con grandes avances de la causa adventista en los lugares en los que sirvió.

Primeros años de ministerio

El 11 de octubre de 1947, el pastor Rafael Hidalgo fue bautizado por el pastor Isidro Aguilar, juntamente con su madre, Antonia. El mismo año ingresa en la escuela misionera semi-clandestina que dirigía el pastor Aguilar en un piso de la iglesia de Alenza.

Su primera experiencia misionera en el seminario fue durante el verano de 1948, colportando con Antonio Bueno en San Sebastián. En 1949, al terminar su segundo año de teología, fue enviado, también durante el verano, a colportar en Asturias con su amigo José López.

Noviazgo y matrimonio

El 20 de diciembre de 1950 comenzó su noviazgo con Alicia Maestre, la que pocos años más tarde se convertiría en su esposa. Una valiente mujer que le acompañó y apoyó durante todo su ministerio. Y quien, según las palabras del propio Rafael, lo haría con “espíritu humilde, sencillo, sacrificado y bondadoso”. Se casarían el 28 de septiembre 1954, a las 5 de la tarde en la iglesia de Madrid Alenza.

En 1952, no habiendo pastor en Alenza, le pidieron a él y a José López encargarse provisionalmente de la iglesia. El mismo año llega a Collonges. Allí estudiaría en el Seminario Superior de Teología, donde terminará sus estudios teológicos.

En 1955 es destinado a pastorear el naciente grupo de Bilbao. Pocos años mas tarde, en 1959, atiende durante un tiempo las iglesias de Barcelona, por la delicada situación de salud del pastor Luis Bueno. Más tarde, en la primavera del año 1960, será ordenado al ministerio pastoral, en Madrid, juntamente con el pastor Efraím Saguar y José López.

Otro viaje importante tendrá lugar en 1963, cuando es destinado a Valencia, Lliria y Castellón.

En 1966 recibe un nuevo destino. Está vez  será de nuevo Barcelona. Se hace cargo de la iglesia de Barcelona Urgell, Terrasa, y los grupos de Badalona e Igualada. El trabajo era mucho. Atendía a 500 miembros. Pero allí tuvo la bonita experiencia de bautizar a su hija, Alicia.

Director nacional de jóvenes, escuela sabática y actividades laicas 

En 1970, es nombrado director nacional de jóvenes, escuela sabática y actividades laicas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España. A su segundo hijo, Rafael, lo bautizará el año 1972, en la iglesia de Alenza, donde tantos recuerdos bonitos tienen.

En 1974 termina su responsabilidad como departamental y es nombrado pastor del distrito de Madrid. En 1981 tuvo el honor de ser el pastor anfitrión de la visita de la reina Doña Sofía en la iglesia de Alenza.

Después de 8 años como pastor en Madrid, es destinado al distrito de Canarias, con residencia en Tenerife. El 4 de enero de 1986 inauguran el nuevo templo de Tenerife.

Después de 6 años en Tenerife, en 1988, es enviado a Sevilla para su último destino. Atiende también pastoralmente las iglesias de Puerto de Santa María y Huelva.

Jubilación y autobiografía

Al llegar la edad de jubilación, en 1992, se trasladan a Petrés, Valencia. Durante tres años, dio clases voluntarias en la sección de teología del Colegio de Sagunto. En este período, termina de escribir su primer libro: “Cronologías paralelas de jefes de estado, o de gobierno, y otras personas y hechos importantes”.

Al terminar de escribir su autobiografía, a sus 75 años, el pastor Rafael Hidalgo, decía: “Sólo puedo decir, ¡Alabado sea Dios! No se cuánto viviré, pero espero vivir por Él y para Él, y un día , por su gracia, estar junto a Él y con todos  los seres que he amado en esta vida.”

El pastor Rafael pasa al descanso rodeado de su familia, a los 92 años, con la plena esperanza de un encuentro final con todos los seres queridos que él ha bautizado. Muchos de los actuales pastores han sido bautizados y llamados al  ministerio pastoral por el gran ejemplo que dejó por los lugares donde sirvió.

Ceremonia de despedida

El domingo pasado, 27 de octubre, a las 15:30, en la capilla del tanatorio del Hospital de Puerto de Sagunto, se llevó a cabo la ceremonia de despedida.

El pastor Francisco Urbina abrió, con palabras de bienvenida, el programa.  La iglesia estaba llena de personas que apreciaban muchísimo al pastor y a la familia. El pastor Carlos Catalán presentó una reseña basada en su autobiografía. También animó a los presentes con las palabras del apóstol Pablo, sobre la venida del Señor, de 1 Tesalonicenses 4:1318.  Seguidamente, Aitor, uno de sus nietos, dio un testimonio conmovedor acerca de su abuelo en nombre de toda la familia.

Por su parte, el secretario de la  UAE, Sergio Martorell, tuvo palabras de agradecimiento a su ministerio pastoral en nombre del cuerpo pastoral. También su hijo, Rafael, agradecía por las oraciones y el cariño de todos los hermanos. Y los hermanos asistentes contaron con la presencia de uno de sus mejores amigos de Lliria, el hermano José Luis Rodríguez «Cheluis», que interpretó con una armónica dos canciones, la última fue la conocida, “cuando suene la trompeta. Finalmente, el hermano Antonio Lerma concluía el programa con una oración.

Gracias Señor, por darnos el privilegio de ser pastoreados por siervos tan consagrados a tu causa.

Como recuerdo, uno de sus muchos sermones. Gracias pastor Hidalgo, gracias por tus palabras y por tu ejemplo. Hasta pronto.

Autor: Richard Ruszuly, secretario ministerial de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España

0