Actualidad Adventista

Fundamentos de la Libertad Religiosa

La libertad religiosa es un principio que se halla asentado en la conciencia individual y que, a pesar de ser…

Tags from the story

La libertad religiosa es un principio que se halla asentado en la conciencia individual y que, a pesar de ser pisoteado y sistemáticamente perseguido a lo largo del tiempo histórico, al fin fue reconocido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 1948.

La libertad religiosa ha sido dada por Dios y se encuentra establecida en la conciencia individual de los seres humanos, y afirmamos que se ejerce en las mejores condiciones cuando existe separación entre las organizaciones religiosas y los estados.

Por lo tanto, toda legislación o cualquier actividad gubernamental que une las organizaciones religiosas a cualquier estado, se opone a los intereses de estas dos instituciones y perjudica los derechos humanos claramente establecidos por las Naciones Unidas.

Según la Biblia, los gobiernos o estados han sido establecidos por Dios para proteger los derechos naturales y reglamentar los derechos civiles de los ciudadanos y, en este sentido, los gobiernos deben ser respetados por todos y cada uno de los creyentes.

Creemos que es un derecho inalienable del individuo la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho implica la libertad de tener o de adoptar una religión o convicción según la elección de su conciencia individual, así como el de manifestar esa convicción en público o en privado, mediante el culto, el cumplimiento de ceremonias religiosas y determinadas prácticas, así como el respeto a las creencias de los otros.

Esta libertad religiosa comporta igualmente la libertad de fundar o de sostener instituciones caritativas o educativas, de solicitar o de recibir contribuciones financieras voluntarias, observar los días de reposo y de celebrar fiestas conmemorativas relativas a los preceptos de cada religión o creencia, así como de mantener comunidades religiosas nacionales o internacionales.

Consideramos que la libertad religiosa y la eliminación de la intolerancia y la discriminación fundada sobre la religión o la convicción son esenciales para promover la paz y la amistad entre los pueblos.

Pensamos que los ciudadanos y los estados deberían utilizar todos los medios legales y honorables para impedir cualquier acción contraria a estos principios, a fin de que cada individuo pueda recibir los beneficios inestimables de la libertad religiosa.

Creemos que el verdadero espíritu de la libertad religiosa se encuentra resumida en la declaración bíblica denominada como la regla de oro: Lo que deseéis que los hombres hagan con vosotros, haced vosotros con ellos.

Principios aceptados y reconocidos por la Asociación Internacional para la Defensa de la Libertad Religiosa.

 

Tags from the story