Actualidad Adventista

Fallece Inés Gareze, con casi 102 años

Inés Gareze, madre de la pastora de La Línea de la Concepción y Gibraltar, Margaret Gareze, pasó al descanso el pasado 16 de diciembre.

Tags from the story
Inés Gareze, madre de la pastora de La Línea de la Concepción y Gibraltar, Margaret Gareze, pasó al descanso el pasado 16 de diciembre.

Inés Gareze nació en el año 1919 en el pueblo de Algatocín (Málaga) .
Fue bautizada por el pastor Salvador Iserte en el año 1962, en el río de Guadaranque, cuando no había adventistas en La Línea de la Concepción.
Su casa se convirtió en Grupo de acción y adorábamos a Dios en la calle Castelar nº 10 en La Línea, todos los sábados. Se fueron uniendo a nosotros otras familias y el grupo crecía.

Hospitalaria, fiel y valiente

Mi mamá fue una mujer muy hospitalitaria con todo el mundo, nunca hizo diferencias entre personas. Le gustaba cuidar de su familia y también a vecinos que estaban solos. No solo les ofrecía el alimento espiritual, que se daba los sábados en casa, sino que cuidaba de las necesidades de sus vecinos.

Tuvimos el privilegio de conocer a otros hermanos que se reunían en Algeciras y en los veranos nos congregábamos juntos en una pequeña isla en Guadaranque, a la mitad de distancia entre Algeciras y La Línea. Recuerdo, con mucha satisfacción, esos encuentros y todo lo que el sábado nos aportaba, en plena naturaleza, de felicidad a los niños entre los cuales estaba yo.

Mi madre fue una mujer muy fiel y valiente, y su testimonio ha sido crucial en la vida de sus cinco hijos y de su esposo Antonio Gareze. Amó a Dios y a la iglesia. Todos los que se acercaban a ella eran no solo bienvenidos sino bien-atendidos. Sé que todos los pastores que pasaron por La Línea gustaron de su famosa tarta de manzanas.

Casi 102 años de edad

Ha sido una bendición para mi poder vivir con mi mamá estos casi ciento tres años de su vida. Gracias a nuestro Dios estuvo acompañada en sus últimos momentos por su familia.

Mi madre pasó al descanso el 16 de diciembre de 2020, en el hospital de San Bernardo, rodeada por sus hijos y nietos. Dos días más tarde ya nadie pudo entrar en el hospital, tal fue el crecimiento de la pandemia. Pero Dios fue tan bueno con mamá, que ella se fue sin estar sola ni un momento.
Dios le dio una larga y bendecida vida porque ella estuvo con Él hasta el final.

Todos los que hemos estado con ella en vida, esperamos estar preparados para unirnos con ella, y con nuestro Señor, en el día de la resurrección.

Juan 11: 25 “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mi, aunque esté muerto, vivirá. 26 Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá jamás”.

Autora: Margaret Gareze, pastora en La Línea de la Concepción y Gibraltar (en proyecto).

 

 

Tags from the story