Actualidad Adventista

De homicida condenado a un humilde siervo de Dios

El mensaje anual de Wilson a los miembros e invitados de la Junta Directiva de la Asociación General el 12 de octubre destacó el poder de Dios de restaurar y transformar a cada uno de nosotros, y aun al peor de los pecadores.

El mensaje anual de Wilson a los miembros e invitados de la Junta Directiva de la Asociación General el 12 de octubre destacó el poder de Dios de restaurar y transformar a cada uno de nosotros, y aun al peor de los pecadores.

Los adventistas del séptimo día han sido llamados a proclamar el mensaje de la salvación restauradora con todas las personas, dijo Ted Wilson, presidente de la Iglesia Adventista, durante su mensaje sabático en el Concilio Anual en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos. El mensaje anual de Wilson a los miembros e invitados de la Junta Directiva de la Asociación General el 12 de octubre destacó el poder de Dios de restaurar y transformar a cada uno de nosotros, y aun al peor de los pecadores.

“Se les ha pedido a los adventistas que proclamen este mensaje maravilloso, este plan de salvación que restaura”, dijo Wilson.

Un mensaje de justificación y santificación

Aunque éramos pecadores, Jesús nos hizo justos —nos justificó— cuando murió en la cruz por nosotros, le recordó Wilson a su audiencia. Pero la justicia de Cristo no se detiene con su justificación, añadió. Continúa cuando aceptamos el poder del Espíritu Santo de santificarnos, obrando en nuestra vida para que queramos y obremos según su voluntad, no la nuestra.

Este proceso de santificación, explicó Wilson, está basado en la vida de Jesús sobre esta tierra. La Biblia dice que después de que Jesús murió, se levantó otra vez y fue a interceder por nosotros en el santuario celestial. “Jesús ingresó en el Lugar santo, y comenzó a ministrar por nosotros porque vive”, recordó Wilson. Es lo que debería impulsarnos a “ir confiadamente al trono de la gracia”, dijo, citando Hebreos 4:16.

Los delegados e invitados al Concilio Anual 2019, provenientes de diversas partes del mundo, siguen el programa del sábado de mañana en el Auditorio de la Asociación General en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos, el 12 de octubre de 2019. Fotografía: Red de Noticias Adventistas

En este contexto, enfatizó Wilson, la muerte de Cristo en la cruz es tan solo el comienzo. Citando del libro “Fe y obras”, de Elena G. White, leyó: “Si aceptamos a Cristo como Redentor, debemos aceptarlo como Soberano. No podemos tener la seguridad y perfecta confianza en Cristo como nuestro Salvador hasta que lo reconozcamos como nuestro Rey y seamos obedientes a sus mandamientos” (p. 13).

El poder de salvación de Dios nos transforma, enfatizó Wilson. “Cuando aceptamos este maravilloso poder”, dijo, “somos entonces facultados para hacer buenas obras”.

Poder para transformar

No obstante, el mensaje de salvación restauradora de Dios no es tan solo una propuesta teórica, sugirió Wilson. Tiene el poder de cambiarnos. Como una ilustración de este poder en la vida real, compartió la historia de Don Johnson, un homicida condenado que hace poco fue ejecutado por el Estado de Tennessee en los Estados Unidos. Don llegó a ser adventistas del séptimo día y finalmente anciano de iglesia allí en la cárcel.

Wilson invitó a los miembros laicos John y Pam Dysinger, su hija Kirsten, junto con el pastor Furman Fordham al púlpito. Los Dysinger y Fordham le testificaron a Johnson en la cárcel, permitiéndole llegar a ser un testigo activo a otras personas durante años.

Ted Wilson, presidente de la Iglesia Adventista, al comienzo de su mensaje titulado “La salvación restauradora de Dios: Nuestro mensaje para el tiempo del fin”, en la sede de la denominación en Silver Spring, Maryland, Estados Unidos, el 12 de octubre de 2019. Fotografía: Red de Noticias Adventistas

“Fue un ánimo increíble ver la pasión que tenía por las personas”, dijo Pam Dysinger.

Kirsten se mostró de acuerdo.

“Acaso la cualidad más noble de la que fuimos testigos al visitarlo fue su positivismo perpetuo, su contentamiento alegre no importa cuál fuera la situación”, dijo ella. “Nos decía: ‘Tengo demasiadas bendiciones como para estar estresado’. Ha sido un testimonio maravilloso en mi vida”, añadió Kirsten.

Fordham, que está involucrado con Ministerios a las Prisiones en la iglesia en la que es pastor, dijo que cuando lo iban a visitar, “en lugar de que nosotros le diéramos estudios bíblicos a los presos, íbamos a encontrarnos con personas a quienes Don ya les había dado estudios bíblicos”. Y Fordham añadió: “El individuo que mató a su esposa murió hace años, y vimos una nueva criatura, el poder santificador de Dios en acción”.

Wilson concordó con él.

“Don representa a aquellos cuyas vidas son transformadas por el poder del mensaje del evangelio con la justificación de Crisot… y su poder santificador que obra en sus vidas”, expresó.

Los momentos de adoración y alabanza durante el fin de semana del Concilio Anual estuvieron a cargo de Charles Haugabrooks de Orlando, Florida, Estados Unidos. Fotografía: Red de Noticias Adventistas

Un mensaje que proclamar

En la última parte de su mensaje, Wilson dijo que el poder de justificación y santificación de Dios en nuestras vidas debería impulsarnos a compartir el mensaje de restauración con otras personas.

“¡Prediquen este mensaje precioso!”, dijo. “No somos salvados por obras. Somos salvados por su poder justificador, y su poder santificador nos ayuda a alcanzar buenas obras”.

Wilson invitó entonces a cada líder de la iglesia para que haga lugar dentro de su apretado cronograma para participar en una iniciativa de evangelización en los próximos meses.

“Permitan que Dios obre por medio de ustedes como líder, para ser modelos de la misión de proclamar la salvación restauradora de Dios al mundo”, dijo.

Puede leer el texto complete del sermón de Ted Wilson AQUÍ.

 

Autores: Marcos Paseggi
Imagen: