Del 9 al 11 de noviembre, de 2018, se celebró en Salou (Tarragona) el Congreso de Ancianos anual de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Un Congreso en el que los presentes tuvimos la oportunidad de participar activamente, y en el que se ha dedicado mucho tiempo a la oración. 

La responsabilidad del anciano en la iglesia no es fácil, y si muy comprometida. Si se hace bien evita muchos conflictos. Especialmente cuando se trabaja la armonía y se atiende a los hermanos debidamente. Este servicio requiere: espiritualidad, compromiso, prudencia y conocimiento no sólo de las doctrinas, sino también de gestión administrativa de la iglesia local. En ocasiones el anciano, junto al pastor y en ocasiones en ausencia del mismo, debe conducir la congregación.

Jonas Arrais, formador de ancianos

Esta convención ha resultado especialmente enriquecedora, porque el pastor Jonas Arrais es mucho más que un orador. Arrais es un formador de ancianos con muchos años de experiencia, como responsable de este área, en la Asociación General. Su dinámica no solo fue transmitir teoría, expuso casos prácticos para resolver todos juntos. Habló abiertamente de lo que son “modos y costumbres” que en ocasiones llegamos a tratar como leyes, y que han generado tanta división en las congregaciones. Y sobre todo recalcó lo imprescindible que es el conocimiento del Manual de Iglesia.

El pastor Ruszuly, Secretario Ministerial, nos inviró a orar en numerosas ocasiones y siempre con un desconocido. Una dinámica que encantó a los presentes, ya que de este modo fue posible que los hermanos nos conociéramos mejor.

Actividades del sábado

El sábado, los presentes comenzamos el programa conmovidos por dos incendios: la querida iglesia de Torrejón (sin víctimas) y el monstruoso incendio de California, donde una iglesia ha sido completamente arrasada por las llamas y muchos hermanos han quedado afectados por el mismo. Oramos fervientemente por estas situaciones.

El pastor Óscar López, presidente de la UAE (Unión Adventista Española), tuvo a su cargo el culto, en el cual nos animó a ¨no criticar, no juzgar y orar¨, y nos apeló a la unidad. Los tiempos que vivimos, y los que vendrán, son difíciles… y no hay otra fórmula para resistir que mantenernos al lado del Señor a través de la oración y a la luz de su Palabra.

Encuestas y programas formativos

Mediante los informes de los administradores y departamentales, pudimos conocer el programa para estos próximos años y las distintas etapas de las que consta. Pudimos ver cómo desde la administración, presentado por el departamento de educación, y en un trabajo conjunto con HopeMedia y Comunicaciones, se ha realizado una plataforma para detectar las opiniones de los miembros de iglesia sobre las diferentes actividades de la misma. Se trata del Banco de evaluadores, en el que todos podemos participar. 

Mi gratitud y oración por este equipo de hombres y mujeres que con ilusión desean llevar con: profesionalidad, compromiso y de la mano del Maestro, en una etapa difícil, la responsabilidad que les ha sido confiada.

Conchi Carrasco – Anciana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Madrid Vallecas

 

Testimonios

“Entre el 9 y el 11 de noviembre se ha celebrado en Salou (Tarragona) el último Congreso de Ancianos de nuestra Iglesia, al que he tenido el privilegio de asistir como representante de mi iglesia local.

Mis felicitaciones a todos; organizadores, ponentes y presentes. Debo decir, porque así lo siento, que en todo momento pude ver el interés y el amor con el que los pastores dirigentes y el personal comprometido en el evento organizaron este Congreso. Fue más que edificante, y salí con más deseos de trabajar para el Señor de los que ya tenía al llegar.

Nuestra misión

Nuestra misión como iglesia es similar a la construcción de una casa. En la construcción de una casa intervienen muchos oficios: arquitectos, estructuristas, tabiqueros, electricistas, fontaneros, pintores, etc. ¿Cuál de estos oficios es el más importante? Todos son fundamentales. Todos los profesionales implicados conocen su oficio y saben cual es su parte en la obra, pero deben trabajar en armonía para hacer un trabajo perfecto, que deje satisfecho al cliente y a sí mismos como profesionales.

¿Por qué se retrasa una obra? Pues a menudo porque entre los distintos oficios hay diferencias, porque no trabajan sincronizados, porque se olvidan de la meta y se paran en detalles insignificantes, en disputas personales…

Hermanos, cada uno de nosotros conoce sus dones y podemos trabajar en armonía. No miremos por la ventana los nubarrones, porque solo son nubes que pasan; no oigamos a los burladores, ni críticas y no nos rindamos porque el éxito del cristiano es no rendirse nunca. En la construcción hay albañiles que trabajan cantando, otros lo hacen quejándose y criticando; los primeros lo pasan mejor.

Pronto el Señor vendrá a buscarnos. ¿Acaso hay algo más importante que eso?”

Casildo F. Martínez Jover – Anciano de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la ciudad de Murcia

 

“En primer lugar, quiero agradecer a Dios y a los que organizaron el evento. Entendiendo que Dios me llamó a servir, el encuentro me ayudó en capacitarme y motivarme para el servicio del ancianato. Ha sido de gran bendición porque he salido de allí muy motivada y sintiendo el poder del Espíritu Santo y con mucho ánimo, alegría, fuerza para trabajar. ¡Una experiencia que desearía para todos mis hermanos!”

Mariana Bataus, Anciana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Manzanares

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.