Skip to main content

¿APOSTASÍA CLIMÁTICA? Un nuevo engaño para vulnerar el sábado como día de reposo.

“La ley dominical quizá jamás se promulgue”.
“El mundo está en otra sintonía”.
“El día de adoración ya no le importa a nadie”.
“Quizás hayamos estado equivocados todo este tiempo con respecto a la marca de la bestia”.

Estas y otras voces se han estado levantando en los últimos tiempos con respecto al cumplimiento de las profecías del tiempo del fin; sobre todo, las relacionadas con el ataque de la bestia y su marca sobre los habitantes de la Tierra (Apocalipsis 13).

Históricamente, los adventistas hemos considerado que la marca de la bestia de Apocalipsis 13 está en contraposición con el sello de Dios de Apocalipsis 7. De hecho, Dios dio su día de adoración, el sábado, como una señal para su pueblo, para celebrarlo “por sus generaciones por pacto perpetuo” (Éxodo 31:12-17; ver también Ezequiel 20:12).

El falso día de adoración

Esta interpretación se ajusta al contexto de Apocalipsis 13 y 14, dado que el foco está en la adoración al Dios verdadero. Así, la marca de la bestia sería un falso día de adoración, que se contrapone al único día que Dios ha establecido para el descanso y la adoración de la humanidad. Muy temprano en la historia del cristianismo, se introdujo el día domingo, bajo el influjo de prácticas paganas extrabíblicas. Era el día de adoración al dios Sol, por ejemplo.

Así, en el año 321 d.C., el emperador Constantino emitió un edicto por el que se imponía la adoración en el día domingo sobre todo el Imperio, llamándolo Esta fue la culminación de un proceso de abandono del día sábado y de adopción del domingo. Desde entonces, no solo la Iglesia Católica –que por ese mismo período adoptó otras prácticas paganas como la adoración de imágenes, el culto a los muertos, veneración de santos, etc.–, sino también la mayoría de las iglesias protestantes y evangélicas adoran en domingo, en lugar del Sábado.

Lo cierto es que, en la actualidad, este falso día de adoración no se ha convertido todavía en un punto de prueba. Cuando se intente implementar por la fuerza, junto a la prohibición de comprar y vender para quienes no observen el día domingo, entonces se convertirá en “la marca de la bestia” (Apocalipsis 13:17).

«Domingo climático»

Esta interpretación ha sido desafiada una y otra vez. Algunos creen que fue producto del contexto social y religioso de los pioneros adventistas, pero que ya no es relevante hoy. No obstante, Roma y sus iglesias aliadas no han dejado de poner el día domingo sobre el tapete, con varias estrategias. Una de ellas está en el contexto de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26), que se celebrará en el Reino Unido en noviembre de este año. Así, surgió la iniciativa del “domingo climático”, o “domingo del clima”.

Según sus promotores, la iniciativa del domingo climático hace un llamado a todas las iglesias locales de Gran Bretaña e Irlanda con el fin de que realicen un culto de adoración centrado en el clima cualquier domingo antes de la COP26. Hasta ahora, más de mil congregaciones se han unido: católico-romanos, ortodoxos, luteranos, anglicanos, bautistas, metodistas, pentecostales y evangélicos.

No, la controversia acerca del verdadero día de adoración no ha sido olvidada; ahora viene disfrazada de intereses ecológicos, además de su tradicional fundamentación “teológica”.

Y, en este contexto, como iglesia que lee, entiende y predica las profecías del tiempo del fin, la iglesia de Cristo no puede dejar de llamar a adorar al Dios creador de los cielos y de la Tierra en el día que justamente nos recuerda a él como Creador (Éxo. 20:8-11). Y ahora todavía más, siendo que “la hora de su juicio ha llegado” (Apoc. 14:7) y Cristo está pronto a regresar.

Autor: Marcos Blanco, pastor y Magíster en Teología. Desempeña su ministerio en ACES, donde es director de la Revista Adventista (en Sudamerica).
Video de HopeMedia.es

Texto original: https://revistaadventista.editorialaces.com/2021/09/03/apostasia-climatica/

 

Acuérdate del sábado para santificarlo.

Como cristianos es nuestra responsabilidad cuidar la creación de Dios ante la nefasta realidad del cambio climático, el consumismo desenfrenado y la codicia humana.

https://adventista.es/el-cuidado-del-medio-ambiente/

https://adventista.es/el-medio-ambiente/

https://adventista.es/los-peligros-del-cambio-climatico/

Al mismo tiempo debemos velar por la libertad de conciencia y adoración, manteniéndonos fieles al Creador y a sus leyes.

Deja un comentario