Skip to main content

El sábado 29 de mayo 12 personas, de las iglesias adventistas de Castellón Lepanto y Betel Valencia, tomaron la decisión de entregarse a Cristo, a través del bautismo, en el río Mijares de Arañuel (Castellón).

A pesar del duro periodo y de las restricciones que se han puesto por la situación del COVID 19, el poderoso llamamiento del Espíritu Santo se antepuso y movió a estos hermanos y hermanas a prepararse para tomar esta decisión.

Después del estudio de las creencias adventistas y de pasar tiempo con la congregación, los nuevos hermanos sellaron este pacto con el Señor en un entorno natural. El lugar escogido fue el río Mijares de Arañuel, en la provincia de Castellón. El acto bautismal se celebró delante de más de 300 testigos, miembros de las dos iglesias y acompañado por alabanzas de la orquesta de la Iglesia de Betel y otras participaciones musicales.

Al finalizar del bautismo, de parte de las iglesias se hizo entrega de material devocional y misionero a los nuevos miembros, motivándolos a involucrarse en esta misión que nos une a todos como Pueblo de Dios.

La ceremonia bautismal fue una oportunidad para compartir esta alegría del nuevo nacimiento y al mismo tiempo se ha recordado la necesidad de seguir predicando la buena noticia de la Segunda Venida de Cristo.

Con este testimonio que nuestros hermanos y hermanas nos dejaron, nos unimos en oración para que el crecimiento integral personal, familiar y de la iglesia de Cristo, sea nuestra mayor prioridad hasta verlo venir en las nubes del cielo. ¡Maranatha!

Autor: Laurentiu Druga, estudiante de teología de la FAT de Sagunto.
Imágenes enviadas por Remus Soare.

Hay un comentario