Skip to main content

El sábado 11 de mayo de 2024, un buen grupo de la iglesia de Jaén llegaban a la iglesia de Córdoba para compartir un día repleto de actividades entre las que se encontraba un precioso concierto.

La jornada, muy bendecida por cierto, comenzó con la exaltación de la palabra en el sermón de la mañana, dirigido por el Dr. Antonio Cremades, quien presentó el tema «El huerto del Edén». Un tema que, además de contar con la base bíblica, hizo alusión a lo que, por esos días, celebrábamos en Córdoba: la Fiesta de los Patios. Esta celebración se enmarca dentro de las actividades que Córdoba celebra en el mes de mayo.

Recordemos que los patios cordobeses son considerados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, desde el año 2012. Es por eso que nuestra ciudad recibe a miles de visitantes que se deleitan con la hermosura, variedad de flores y por supuesto por las historias detrás de cada patio cordobés. En palabras del Dr. Cremades, los patios podrían considerarse una vislumbre de lo que fue en su momento el primer hogar que Dios preparó para Adán y Eva.

Visita a Los Patios y Perol cordobés

Terminado el servicio de iglesia, un grupo de visitantes, junto con algunos de los hermanos de Córdoba, se dirigieron a visitar Los Patios. Mientras tanto, el resto de la feligresía se dispuso a poner la mesa y a preparar el almuerzo, que en esta ocasión fue un «Perol cordobés». Un plato típico preparado por las hermanas Isabel, 1ª anciana de la iglesia de Córdoba, y Ma Valle, diaconisa, quienes acompañadas por el hermano Juan, cocinaron bajo el intenso calor que por esos días presentaba la ciudad.

La mesa fue dispuesta teniendo en prioridad atender a las visitas. No obstante, la comida, bendecida, fue similar al aceite de la viuda. Alcanzó para las visitas, para los de casa y encima sobró, para alegría de todos.

La sobremesa se acompañó de diversos postres, mientras se reencontraban y saludaban hermanos que hacía más de 10 años no se veían. En diez años pasan muchas cosas, por lo que varios reconocieron a los bebés, ahora jovencitos, entre las visitas, y posteriormente los identificaron entre los integrantes del coro y de la orquesta de la iglesia de Jaén.

Concierto de la iglesia de Jaén 

En aquella calurosa tarde, las notas musicales resonaron con armonía celestial, llenando el salón de la iglesia de melodías de fe y esperanza.

El concierto «Exaltando a Jesús», interpretado por el coro y la orquesta de la iglesia de Jaén, fue un evento que trascendió lo musical para convertirse en una experiencia espiritual.

El repertorio transportó a la audiencia a un viaje de adoración y reflexión. Las voces del coro, acompañadas por la armonía de la orquesta, hicieron que los asistentes se sintieran unidos en la alabanza a través de la música.

«Exaltando a Jesús» fue un testimonio de la belleza y la fuerza de la fe cristiana. En un mundo lleno de ruido y distracciones, este concierto recordó a todos la importancia de elevar nuestras voces en adoración y gratitud hacia lo divino. La música sirvió como un puente conectando corazones y elevando espíritus.

Autoras: Gloria Hormazábal (de la iglesia de Córdoba) y Candy Vela (de la iglesia de Jaén)
Imágenes: Gloria Hormazábal

Leave a Reply

Revista Adventista de España