Skip to main content

El sábado 5 de noviembre de 2022, a las 11 h de la mañana, Vinicius R. de O. descendió a las aguas bautismales en la iglesia de Reus (Tarragona).

Vinicius ReusVer si un vaso está medio lleno o medio vacío no es un ejercicio fácil. En cualquier ocasión que lo hagamos estamos influidos por nuestra vivencia personal con respecto al tema con el que queramos comparar el vaso. Es un ejercicio de realidad al que nos resulta difícil enfrentarnos, y cuando lo hacemos nos resulta igualmente difícil aceptar el resultado, a cada uno o a quien tenemos en frente.

¿Nos conviene ver lo que nos queda o lo que nos falta? ¿Cuál es el referente para poder hacer una evaluación ponderada?

Nos dijo Jesús que hay gozo en el cielo cuando un pecador decide entregarse en sus manos para obtener el perdón de sus pecados y comenzar una nueva vida. Esto es sin duda aprovechar lo que nos queda y dejar atrás lo que hemos gastado. Lo más importante es que sigamos conservando el vaso, por vacío que esté, Jesús puede llenarlo con su Agua de vida que cambiará nuestra visión y abrirá un futuro de esperanza.

Este sábado 5 de noviembre tuvimos, en la iglesia adventista de Reus, una experiencia de vaso medio lleno o medio vacío. Por unos minutos el cielo ha dejado de entristecerse al contemplar las penas y la desgracia que rodean a este mundo: un ser humano ha decidido entregarse en manos de Jesús para andar una nueva vida.

Vinicius ha encontrado un futuro mejor

Vinicius R. de O. vino a España desde Brasil, junto a su familia, buscando un futuro mejor. Y no os quepa duda de que lo ha encontrado: ha sido bautizado por el pastor Juan Carlos Peñalver en nuestra iglesia y aceptado en la congregación por todos los miembros que la componemos. Sí, por unos minutos, el cielo se ha gozado. Ha hecho un recreo en las angustias que vivimos, contemplando las consecuencias de la desobediencia a las sugerencias divinas y las leyes morales de comportamiento que Dios nos ha indicado. Nosotros nos hemos unido al gozo celestial, aunque solo haya sido por unos minutos.

Pero no serán los únicos minutos en que sentiremos gozo, el Señor está bendiciendo la campaña de envío de libros y tenemos la esperanza en que muy pronto podremos gozar de nuevos minutos de gozo celestial.

Alabado sea Dios por esto, y porque la decisión de Vinicius nos ha brindado a todos un rayo de esperanza en las promesas e intervención de Dios.

Autor: Jordi Abad, corresponsal de la Revista Adventista en la iglesia de Reus (Tarragona)

Deja un comentario