Skip to main content

Desde el departamento de 60+ de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España queremos felicitar, este sábado 5 de febrero, a nuestra hermana Séfora Boix quien cumple 100 años. No siempre podemos contar que alguien llega a una edad tan avanzada con la lucidez y dignidad de nuestra hermana. 

Pero Séfora Boix Sangüesa lo ha conseguido. Ella nació un 5 de febrero de 1922, en Jérica, Castellón de la plana. ¡Cuantas anécdotas y experiencias de vida podría transmitirnos, si tuviésemos oportunidad de escucharla en persona! ¿Será posible? Pues sí, lo es, gracias al programa En Persona de HopeMedia que puedes ver aquí abajo.

 

En mi caso, tuve la oportunidad de conocerla muy poquito, aunque le tengo admiración por lo que se distingue de ella en la vida de sus hijos y nietos.

Hace un tiempo, su hija Rosa Blanca escribió un apartado sobre ella en el libro para las madres que escribió el pastor JuliánRumayor. Me gustaría compartir un trozo de ese material, para que tengáis oportunidad de conocer a Séfora a través de esas líneas:

“En cuanto llevaba la puesta de sol a casa (un poco antes que al cielo) toda actividad cesaba, y ¡cómo recuerdo aquellas veladas en las que todos, alrededor del piano, cantábamos himno tras himno, con el olorcillo aún del postre especial para el sábado! ¡Cuántas tardes lluviosas no habremos pasado escuchando relatos del “amigo de los niños”!

Por alguna razón, leo esas líneas y tengo nostalgia de esas madres. Cuanto hemos ganado y cuanto hemos perdido como humanos en la búsqueda del desarrollo.

Séfora era de las mujeres que no lograron estudiar, comenzaba la guerra y no era una posibilidad. Sin embargo ella, que era una chica de cuadro de honor, no necesitó ir a un colegio para seguir aprendiendo. Así lo contaba su hija en el libro antes mencionado:

“Igual nos enseñaba francés que inglés, dibujo, manualidades, parecía una enciclopedia. Nos predicaba con las palabras y con el ejemplo.”

Me gustaría acabar con una curiosidad sobre Séfora. Ella fue toda su vida vegetariana, su madre fue de los primeros bautismos de España, y abrazaron con fervor la riqueza del evangelio más puro, traído por misioneros. Pero lo que me llamó la atención no fue eso, sino que su hija recuerda que nunca en la vida la vio cenar. Solo dos comidas al día y por supuesto sin picoteos entre horas.

Ya sabéis, para los que aspiráis a los 100 años, tenemos aquí unos cuantos secretos para una vida larga y productiva.

Solo decir gracias Séfora, desde el departamento 60 plus quisimos estar presente en tu cumpleaños, con este sencillo homenaje, porque estamos convencidos que necesitamos más abuelos y abuelas como tu, inspiradores ciento por ciento, nunca mejor dicho.

Deseamos que el Señor nos de el privilegio de compartir esa eternidad que esperas con la tranquilidad de una vida bien vivida.

¡Feliz cumpleaños Séfora!

Autora: Maijo Roth, responsable del departamento de MIAF+ (Ministerio de Infancia, Adolescencia, Familia y 60+) de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España. 

Hay un comentario

  • Maria Luisa Toral dice:

    Acabo de esctibit un comentario pero creo que se ha borrado.
    Decía qur tuve el privilegio de conocer a Sefora y al pastor Luis Bueno, su esposo desde mucho tiempo ante pero los recuerdo especialmente en los encuentros para la Tercera Edad de Pineda de Mar.
    No se si Sefora leerá mi escrito. Si lo lee quiero decirle que la recordare siempre con su sonrisa amable y cariñosa.
    No creo que tendré oportunidad de abrazarla aquí. Espero poder hacerlo muchas veces en la Eternidad.
    Con mucho cariño.
    Maria Luisa Toral

    r

    P