Skip to main content

La presentación de Dariel tuvo lugar el pasado sábado 13 de noviembre en la iglesia de Girona.

La presentación

El anciano David Abella se encargó de la presentación, y oración, para Dariel y la familia. El anciano explicó que el nombre de Dariel, podría ser una variante de Ariel, nombre de origen Hebreo cuyo significado es “leon de Dios”, también podría significar “hombre fuerte” y “hombre poderoso”. Su oración para Dariel fue que creciera siendo un hombre fuerte y poderoso en Jesucristo. Citó a Lucas 2:40 que dice “Y el niño crecía y se fortalecía, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre él.”

Abella mencionó que es una alegría cuando los niños son presentados en la iglesia porque se presenta otro canditado para el cielo y la iglesia crece. A continuación nuestra hermana Julia le presentó a Dariel su primera biblia desde el departamento de infancia y entregó su certificado a la familia.

Recibiréis poder

De este poder hablaba Nielsen Prado, quién estaba a cargo de dar el mensaje. Según hechos 1:8 “recibirémos poder, cuando haya venido sobre nosotros el Espíritu Santo, y le serémos testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra”. Habló de la necesidad de un reavivamiento en la iglesia. Que no nos quedemos quietos y que através del estudio de la Palabra (Mateo 4:4), la continua renovación de la vida espiritual (Efesios 2:1) y la oración intercesora a día día (Colosenses 1:3), nos podamos preparar para ser canales de bendición y difundir el evangelio por toda la tierra, terminando así el gran trabajo que dará pie a la segunda venida de Jesús.

Para finalizar el culto cantamos el himno 552 – “¡Oh!, cuánto necesita”

¡Oh!, cuánto necesita obreros el Señor,
que vayan presurosos al campo de labor.
Alegre yo le digo, con todo mi valor:
Conmigo cuenta tú, Señor.

Voy, Señor; voy, Señor,
a trabajar alegre y con fervor.
Sí, voy, Señor, voy, Señor;
conmigo cuenta tú, Señor.

Con mucho gozo, la iglesia de Girona le da una calurosa bienvenida a Dariel, y le desea que sea fuerte y poderoso en Jesús y pueda ser un testigo fiel del evangelio.

¡Gloria a Dios!

Autora: Fenella Pol, corresponsal de la Revista Adventista en Girona

 

Deja un comentario