Skip to main content

Las raíces del descontento – Lección 3 del 3º trimestre de 2021 – ESCUELA SABÁTICA VIVA

¡Disfruta de la lección Las raíces del descontento! Compártela con tus amistades y comenta. Te invitamos a tener una experiencia más allá del sábado, convirtiendo tu unidad de acción en una Iglesia Hogar. Sobre todo que la Biblia, la oración intercesora, la fraternidad y la testificación, se conviertan en tu estilo de vida. Así experimentarás un poder renovador en la iglesia y en el cumplimiento de tu misión.

Además, no te pierdas ningún capítulo de Escuela Sabática Viva. Recuerda que los tienes todos en: https://revista.adventista.es/media/escuela/

#EscuelaSabáticaViva #DescansoEnCristo #Sábado #EscuelaSabática

Para memorizar

Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. (Sant. 3:16).

Los álamos son árboles hermosos, que alcanzan entre 15 y 30 metros de altura. Prosperan en climas fríos con veranos frescos. Su madera se utiliza en muebles, y también para hacer fósforos y papel. Los ciervos y otros animales a menudo se alimentan de álamos jóvenes durante los duros inviernos, ya que su corteza contiene muchos nutrientes.

Sin embargo, los álamos son más notorios por el hecho de que tienen uno de los sistemas radiculares más grandes del mundo vegetal. Las raíces se reproducen por brotes subterráneos y forman un entramado que puede extenderse con relativa rapidez, y llegan a cubrir grandes áreas. Los ár- boles individuales de álamo temblón pueden vivir hasta 150 años, pero el organismo más grande, ubicado debajo del suelo, puede vivir miles de años.

En el estudio de esta semana, queremos descubrir algunas de las raíces de nuestro descontento. Hay muchas cosas que pueden impedirnos en- contrar el verdadero descanso en Jesús. Algunas de ellas son obvias y no requieren mucha atención. Otras pueden ser menos obvias para nosotros y, al igual que con el enorme sistema subterráneo e invisible del álamo temblón, es posible que no siempre seamos conscientes de las actitudes y las acciones que nos separan de nuestro Salvador.

Deja un comentario