Skip to main content

El pasado 21 de Octubre, de 2017, se bautizó Hernán Bravo en la iglesia adventista de Ibiza. 

La  celebración del  bautismo de Hernán, muy querido por toda la iglesia de Ibiza, produjo mucha alegría. Fue un día en el que los hermanos disfrutaron del compañerismo y fraternidad en Cristo.

El sábado por la  mañana, en la iglesia, se dio la bienvenida a Hernán Bravo previo bautismo. Después del culto muchos se quedaron a comer para pasar un tiempo juntos, disfrutando de la variada y multicultural comida que los hermanos llevaron a la iglesia. 

Horas más tarde, la iglesia se dirigió a la playa de Talamanca, un precioso lugar cerca del centro de Ibiza para realizar el bautismo. Hubo cantos, compañerismo, alegría, etc., y una preciosa tarde de sol y buen tiempo que acompañó al programa. Además, el evento dio lugar a que muchas personas que paseaban por allí, se quedaran para  curiosear y observar lo que sucedía, cosa que más de uno aprovechó para invitarles a participar. El pastor Israel Guntín dedicó una breve reflexión basada en diferentes textos del evangelio de Juan, invitando a buscar en Cristo confianza en Su Palabra, y no solo en  señales que muchas veces pueden llevarnos a confusión y a dudar de la fe.

Tras las palabras del pastor ambos, pastor y catecúmeno adventista, entraron en el agua. La expectación se hacía notar  en el ambiente y, por fin, Hernán Bravo fue bautizado. Al salir del agua el pastor hizo un llamamiento, dando oportunidad  a entregar su vida al Señor, y  para sorpresa de muchos, una joven dio un paso adelante con el deseo de bautizarse y entregar también su vida a Jesús. Otros aprovecharon el momento del llamado para renovar su pacto nuevamente.

Hubo momentos para felicitaciones, abrazos, lágrimas, regalos y agradecimientos, todo en medio de un ambiente extraordinario. Algunos comentarios de los presentes fueron: «Fue un momento especial donde nos unimos en cantos de alegría y alabanza y oraciones» -dijo Araceli, primera anciana de la iglesia de Ibiza-. Olga Sánchez explicaba:  “sentí que la iglesia fue reavivada del mensaje lleno de poder, Jesús llamó a nuestros corazones  y nos invitó renovar el pacto con él”Hernán Bravo, con lágrimas en los ojos dijo “Ha sido este día muy especial para mí; no lo puedo explicar con palabras” y por otro lado el pastor, Israel Guntín, comentó que “Esto es una muestra, que Jesús todavía sigue siendo relevante en estos tiempos para muchas personas”

Finalmente el sol se puso y los presentes, haciendo un círculo agarrados de sus manos, elevaron una oración agradeciéndole a Dios por su cuidado y pidiéndole que la iglesia pueda ser un punto de luz en la isla. Ese fue el sentir de la iglesia en la despedida de ese día tan especial.

Que alegría, y que bueno formar parte de  una iglesia así.

 

Info y fotos: Iulya Puscasu. Colaboradora de la Revista Adventista.

Hay un comentario