Skip to main content

La iglesia adventista de Manzanares realizó su ExpoBiblia el pasado fin de semana, del 13 al 15 de mayo de 2022, en la plaza de Ayuntamiento.

Toda la iglesia se involucró en el proyecto, desde los jóvenes hasta los adultos. Fue una alegría ver una iglesia tan ilusionada en un proyecto. Todos a una, colaborando según sus dones. Además, tuvimos el apoyo de algunos pastores jubilados, como es el caso del pastor Moisés Bolaños, y de otros pastores en activo, como el pastor Agustín Peinado.

Durante esos 3 días tuvimos la visita de varios colegios y muchos ciudadanos, en su mayoría jóvenes-adultos.

El sábado recibimos al primer teniente alcalde Cándido Jorge Sevilla Nieto y  a la concejala de cultura religiosa Silvia Cebrián. Ambos manifestaron haber quedado fascinados por la exposición.

Todos los ciudadanos que pasaron por la ExpoBiblia se quedaban con ganas de saber más y más, porque hay mucha gente hambrienta de la Palabra de Dios.

Una visita nos dijo llorando: «Que explicaciones tan profundas sobre La Biblia, se nota que lo viven».

El testimonio de Antonio

De todas las visitas recibidas durante esos días, la que más nos impactó fue la de Antonio. Antonio es mayor, viudo y nos contó que sufre la soledad. Sin embargo, encontró una familia en la ExpoBiblia. Nos dedicó un poema y sus palabras de despedida fueron: «Hacía tiempo que no me sentía tan feliz y eso es gracias a vosotros. En vuestro rostro he vuelto a ver la alegría que me faltaba desde la muerte de mi esposa».

Qué hermosas palabras, y animadoras, para que sigamos predicando el evangelio a todos los lugares del mundo. Solo por una persona como Antonio, el esfuerzo de todo el fin de semana tiene sentido. Dios nos dio la oportunidad de ser luz para muchas familias. ¡Qué grande es nuestro Dios! ¡Que privilegio!
Anímate con tu iglesia, para que puedas hacer este proyecto en tu comunidad. Vale la pena.

Autor: Loris Bizzarro, pastor de las iglesias de Albacete, Manzanares y Ciudad Real. 

Hay un comentario

  • Moises Bolaño dice:

    Humildemente nos dejamos guiar por el Espíritu Santo y el hizo lo extraordinario. Todo parecía fluir de la mano de Dios y los visitantes lo notaban. Gloria a nuestro Dios, su majestad load.