Skip to main content

Onda Cero Sagunto entregó ayer, 17 de diciembre, sus XV premios en un sencillo acto en el Centro Mario Monreal. 

En esta edición, el Premio a la Solidaridad ha sido para ADRA Camp de Morvedre, según Onda Cero: Una ONG vinculada a la Iglesia Adventista que este año cumple 25 años en el Camp de Morvedre. Durante el tiempo de confinamiento han estado trabajando duro para ayudar a los más desfavorecidos.

Noticia completa, y otros galardonados, aquí: La entrega de los premios Onda Cero Sagunto en directo
Ver vídeo de la entrega, 2º parte (en la que aparece ADRA), aquí: Vídeo segunda parte de la gala de entrega de los premios Valencianos en la onda 

Desde la Revista Adventista hemos querido hablar con el responsable de ADRA Camp de Morvedre, Juan Carlos Pulleiro y que nos cuente un poquito más.

EA. Juan Carlos, ¿que significa para ADRA Camp de Morvedre recoger este premio a la Solidaridad?

JCP. Primeramente, para todo el equipo de adra Morvedre, ha significado un reconocimiento público por la labor realizada durante estos años.
Para nuestros voluntarios significa una buena dosis de autoestima y una gratificación extra.

Y, de forma más personal, tiene un significado especial para nosotros, porque recibir un premio a la solidaridad significa que justamente se ha hecho visible en la comarca, a través de acciones directas y reales, la esencia de lo que es Adra Morvedre: un conjunto de voluntarios movidos por el altruismo y la fraternidad cristiana.

EA. ¿Por qué os lo han concedido?

JCP. El jurado de los XV Premios Onda Cero Sagunto ha querido que este premio a la Solidaridad se nos otorgue precisamente en el año en que celebramos 25 años trabajando en la comarca. Año, por cierto, en el que teníamos previsto realizar varios eventos para celebrarlo pero, por el momento, la pandemia lo está impidiendo.
Además, el jurado ha querido, también, destacar y premiar nuestro papel por el trabajo realizado desde que en marzo apareció en nuestras vidas el Covid-19.

“En esos meses de confinamiento pusisteis todos vuestros medios al servicio de los ciudadanos y llegasteis a repartir alimentos a más de cien familias. Además vuestras furgonetas se pusieron también al servicio de otras ONGs para que la ayuda de unos y otras pudiera llegar a quienes más lo necesitaban”.
También han querido distinguir nuestra colaboración en el Centro Solidario de Alimentos de Sagunto (CSAS), desde su fundación, así como con la Casa Nueva, también desde su inicio.

Por todos estos motivos el jurado ha querido reconocer este año a nuestra “veterana” ONG, por el trabajo en la comarca y también por la realización de proyectos de Cooperación en otros países con la ayuda de las personas de la comarca que han querido colaborar en este cuarto de siglo.

Celebrar el 25 aniversario en el Camp de Morvedre es un hito para Adra y para el Colegio Adventista de Sagunto. Damos gracias a Dios por su ayuda y cuidados y permitirnos participar en tantos proyectos.

EA. ¿Qué es ADRA Camp de Morvedre y desde cuando funciona?

JCP. En general, la Fundación Adra es una Organización Humanitaria No Gubernamental sin ánimo de lucro, que presta ayuda a individuos y comunidades, sin discriminación alguna.
La Delegación de la Fundación ADRA en la Comarca del Camp de Morvedre trabaja en la línea de Acción Social. Viene realizando sus actividades desde 1994, y está inscrita en el Registro Municipal de Asociaciones del Excelentísimo Ayuntamiento de Sagunto, con fecha 24 de mayo de 1995.

En ADRA Morvedre, trabajamos por un mundo más justo. Para lograr la equidad, la justicia social, la paz y la participación de todas las personas en su comunidad. Creemos que los seres humanos tienen el derecho a una vida digna y a desarrollar sus posibilidades sociales, morales e intelectuales, a partir de su propia creencia y cultura.

Adra Morvedre lleva a cabo sus actividades gracias a la colaboración incondicional de sus voluntarios, plenamente identificados con el espíritu y la forma de trabajar de nuestra Delegación. Y, por supuesto, con el apoyo económico de sus socios y colaboradores, y las subvenciones recibidas por la administración local.

EA. ¿Cuántos voluntarios tiene ahora mismo?

JCP. En nuestra Delegación tenemos voluntarios para cada proyecto que realizamos. Hay unos cuantos que son muy fieles y colaboran en más de un proyecto. Pero yo diría que, en general, Adra Morvedre moviliza más de 90 voluntarios a lo largo del año.

1. Campamento de Integración Intercultural. 30 voluntarios
2. Reparto Diario de Alimentos (APER). 18 voluntarios.
3. Centro Penitenciario Picassent. 15 voluntarios.
4. Concierto Benéfico. 15 voluntarios.
5. Intervenciones Quirúrgicas de Ayuda Humanitaria. 8 voluntarios (5 marroquíes).
6. Fondo Solidario de la Iglesia del CAS. 4 voluntarios.
7. La Casa Nueva. 3 voluntarios.
8. Centro Solidario de Alimentos de Sagunto. Hay 7 voluntarios de Adra que colaboran con el proyecto de esta Asociación.

EA. ¿Y socios?

JCP. A raíz de una campaña de información y concienciación que hicimos en la Iglesia del CAS, llegamos a tener más de 100 socios. Pero desde la crisis económica hemos ido perdiendo muchos por el camino. En el año 2016 teníamos casi 90 socios. Ahora, seguro que quedan menos. Es el momento de actualizar el listado y hacer una nueva campaña.

EA. ¿Cuáles son sus objetivos?

JCP. Nuestro objetivo es seguir sirviendo a la comunidad de la comarca del Camp de Morvedre, desde la acción social. Para ello estamos integrados en el Consejo de “Paz, Solidaridad y Cooperación” del Ayuntamiento de Sagunto.
Queremos ayudar a conseguir una mejor convivencia mediante la realización de nuestros proyectos y nuestra colaboración con el Ayuntamiento de Sagunto..

EA. ¿Qué proyectos tiene en estos momentos?

JCP.

1. Campamento de Integración Intercultural. Se realiza desde el año 2003.

Todos los veranos ADRA atiende a 32 niños y niñas, españoles e inmigrantes, procedentes de familias de escasos recursos y atendidos por los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Sagunto. El Campamento surge por la necesidad de crear un espacio lúdico y educativo que facilite la integración y la convivencia de niños y niñas procedentes de diferentes culturas presentes en la comarca.

El fin básico y primordial de este proyecto es ofrecer la posibilidad de asistir a un campamento de verano a menores que debido a su situación social y familiar no pueden conseguirlo.
Consiguen vivir en primera persona los valores necesarios para fomentar la solidaridad y la cultura de la paz, utilizando el juego como elemento educativo. Sabiendo que es un ser especial y único completamente diferente a los otros y, por ello, también insustituible.

2. Atención a Personas de Escasos Recursos (APER). Se inició en el año 2006.

Su objetivo es aliviar las necesidades básicas de alimentación de la población desfavorecida de Sagunto y Puerto de Sagunto.
Desde este programa se atienden a 140 familias de Sagunto y Puerto. Los lunes, miércoles y viernes se reparte en Sagunto y los martes, jueves y sábados en Puerto de Sagunto. Hay tres puntos de reparto en cada núcleo.
Los donantes de alimentos son: Carrefour, los 5 supermercados de Consum, Familycash, Mercovasa (Mercado mayorista de frutas y verduras) y Hornos Domingo, de forma continua y, esporádicamente, Zumos Tampico, Granovita, Cocina del CEAS y almacenes de frutas de la zona.

Los donantes nos ofrecen los productos próximos a caducar, los cuales se reparten en el día. EL reparto se realiza de lunes a sábado, todos los días del año. Lo hacemos con nuestra propia furgoneta, mediante dos voluntarios que se van turnando cada día. En total se reparten unas 100 toneladas de alimentos cada año.

3. Centro Penitenciario Picassent. VIDA SALUDABLE Y ESPIRITUAL. Se realiza desde el año 2010.

El programa pretende ser un apoyo en el proceso de rehabilitación de los internos (hombres y mujeres), contribuyendo a concienciar sobre los cuidados necesarios para mejorar la calidad de vida personal y espiritual a través de talleres y dinámicas grupales. Cada año visitamos a unos 80 internos.
Se lleva a cabo los sábados y domingos por la tarde (17h a 19h) de enero a diciembre, en los módulos de los Pabellones de Preventivos y Cumplimiento.

Los objetivos que nos marcamos en este programa son:

  • Aliviar la estancia de los internos en el Centro Penitenciario y ayudar al proceso de reinserción social de los mismos.
  • Promover una sana convivencia y un estilo de vida saludable basados en principios cristianos.
  • Aplicar y modificar hábitos y conductas en relación con la salud y el estilo de vida.
  • Aprender a ver la cárcel como una oportunidad para el cambio.
  • Reforzar la autoestima.
  • Aprender lo que está bien y mal según la moral y los valores cristianos.
  • Infundir esperanza a los internos a través del mensaje de perdón.

En la Iglesia del CAS hemos tenido varias visitas de internos que estaban disfrutando de un permiso de fin de semana. También de internos que habían cumplido su condena y estaban en libertad. Estos últimos quieren que sigamos visitándoles en su domicilio actual, como hacíamos en el Centro Penitenciario.

Además hemos conseguido organizar varios conciertos, para que asistieran los internos, en el salón de Actos del Centro Penitenciario. Han actuado:

  • Cuarteto Sol Mayor.
  • Coro Voces de Esperanza.
  • Charla de Atilio Britez.
  • Música, mimo y testimonios, con los jóvenes de las iglesias de Sagunto.
  • Y por último tuvimos la oportunidad, para gloria de Dios, de bautizar en su propio módulo, a un interno que quería dar testimonio a sus compañeros de prisión. El bautismo lo realizó el Pastor Carlos Catalán.

4. Concierto benéfico. Nuestro primer proyecto. Se realiza desde el año 1994.

Desde el inicio de Adra Morvedre, decidimos organizar anualmente un concierto benéfico que nos permitiese recolectar fondos para subvencionar los proyectos de nuestra Delegación.
Al mismo tiempo el concierto sirve de altavoz y promoción de los proyectos que ha realizado Adra durante el año, así como para dar visibilidad a la propia Asociación.

El primer concierto que organizó Adra tuvo lugar en el Colegio de Médicos de Valencia, en diciembre de 1994. El concierto fue a beneficio de los damnificados por la guerra de Ruanda.
El segundo concierto también fue a beneficio de los damnificados por la guerra de Ruanda. Esta vez se realizó en la Casa de Cultura de Puerto de Sagunto, en diciembre de 1995. A partir de aquí todos los conciertos se han realizado en auditorios de la comarca del Camp de Morvedre.

Es de justicia agradecer a los grupos musicales de nuestra comarca y de nuestras Iglesias que siempre estuvieron dispuestos a colaborar en los conciertos benéficos de Adra Morvedre.

5. Ayuda humanitaria. Intervenciones Quirúrgicas. Se realiza desde el año 2006.

La ayuda consiste en realizar intervenciones quirúrgicas necesarias, a pacientes marroquíes, en hospitales de Valencia.
Este proyecto se dirige a población desfavorecida en Marruecos, afectada por diversas patologías y que carece de medios para acceder a los servicios sanitarios de su país y, que no tiene posibilidad de elegir.
Dada la coyuntura económica de las familias y la situación social de Marruecos, consideramos que se tratan de casos de Ayuda Humanitaria.

Facilitamos el acceso a una intervención quirúrgica a personas que no tengan la posibilidad de hacerlo en su país. El objetivo es proporcionarles una mejor calidad de vida y, en muchos casos, también un aumento de la esperanza de vida.
Colaboran 8 voluntarios. Cinco de ellos marroquíes (tres en España y dos en Marruecos). Esta actividad se realiza en cualquier época del año.

Agradecemos puntualmente a la Fundación Cavadas por su implicación altruista en dos de los casos que han conllevado más complejidad, tanto por las dificultades de cirugía, con tres por cada paciente, como por el tiempo que han debido permanecer en Valencia, 20 meses y 9 meses, respectivamente.

6. Fondo Solidario de la Iglesia del CAS. Este proyecto solidario se inició en 2011, como continuación de unas ayudas que proporcionaba Adra.

Se trata de ayudas puntuales gestionadas por una Comisión formada por miembros de ADRA, DORCAS y la Iglesia del CAS.
Intentamos ayudar a familias sin trabajo o en situación muy precaria debido a la crisis económica y de empleo que estamos padeciendo.

La iglesia podrá proporcionar estas ayudas de forma puntual, gracias a las ofrendas generosas de todos sus miembros y de donantes de buen corazón.

Las ayudas podrán ser:

  • Alimentos.
  • Material de limpieza e higiene.
  • Ropa y calzado.
  • Compra de gafas, medicamentos, plantillas, vehículo (reparación, seguro, ITV, combustible), etc.
  • Pago de recibos domésticos. Los recibos serán abonados por alguno de los comisionados al acreedor.
  • Los responsables de DORCAS se encargarán del reparto de alimentos y material de limpieza.
  • Las ayudas nunca consistirán en proporcionar dinero directamente al beneficiario.
  • Tampoco se pagarán recibos de Música, Deporte, AMPA o cualquier otro gasto que entendamos que no constituyen necesidades básicas y, por consiguiente, las deudas las deberían negociar directamente con la Entidad acreedora.

Los beneficiarios podrán ser cualquier persona o familia que sea propuesta a la Comisión por cualquiera de sus miembros y que la propia Comisión evalúe como merecedora de la ayuda. No se precisa que sean familias adventistas, pero sí que al menos tengan vínculo con alguna de nuestras instituciones.

Cada curso escolar se realiza un culto de apoyo y refuerzo del Fondo Solidario entre todos los miembros de Iglesia.

EA. Durante este tiempo de confinamiento Adra Camp de Morvedre ha seguido trabajando duro para ayudar a los más desfavorecidos ¿De qué modo lo ha estado haciendo?

JCP. Hemos estado trabajando en cuatro proyectos:

    1. Voluntarios de ADRA y “covidmakers” del Camp de Morvedre, elaboraron y repartieron material sanitario de protección para el Hospital de Sagunt, Centros de Salud y Residencias Geriátricas. Confeccionaban pantallas faciales y respiradores de urgencia, que diseñaban por ordenador y los producían con impresoras 3D.
    2. APER (Atención a Personas de Escasos Recursos). Durante el confinamiento y el estado de alerta hemos seguido repartiendo alimentos todos los días a familias necesitadas residentes en Sagunto y Puerto de Sagunto.
      El martes 24 de marzo, de madrugada, después de haber cumplido con la labor de reparto del día, se incendió la furgoneta del reparto de alimentos de Adra. Pasamos mucho susto, pero gracias a Dios no hubo ningún damnificado y los bomberos hicieron bien su trabajo, sin que se extendiera a otros vehículos o a la vegetación circundante. En estos momentos de dificultad para el mundo, a nosotros se nos ha sumado la pérdida del vehículo del reparto. Pero gracias a la generosidad de algunos donantes, tres días después ya teníamos otra furgoneta asegurada, rotulada y dispuesta para realizar el reparto.
    3. En el Centro Penitenciario de Picassent, durante el confinamiento, cambiamos las visitas de los sábados por videollamadas de 10 minutos con los internos. Fue una labor conjunta con la oficina del Director de Proyectos del Centro Penitenciario. De forma puntual y excepcional, los funcionarios aportaban los móviles con los que se establecía la videollamada y nos ponían en contacto con los internos. Esto era así porque en el Centro están totalmente prohibidos los teléfonos móviles. Y ahora hemos preparado una campaña para enviarles felicitaciones Navideñas.
  1. Intervenciones Quirúrgicas. Durante el estado de alarma seguimos atendiendo a un paciente de Marruecos que fue intervenido quirúrgicamente tres veces de una neurofibromatosis hemifacial izquierda severa, por la Fundación del Dr. Cavadas. La semana pasada fue dado de alta y se realizó una rueda de prensa.

EA. Este año, Adra Camp de Morvedre cumple 25 años ¿Cómo han sido? ¿Qué destacarías de todo este tiempo?

JCP. Han sido años fecundos y gratificantes, todos, uno a uno. Esto no es querer idealizar la realidad, sino que se trata de un principio de verdad y belleza. La evaluación final de todo lo realizado en el año siempre es positiva aunque solo sea por haber hecho una oración con un preso de Picassent, por haber repartido una barra de pan a una familia maltratada por el hambre, por haberle devuelto las ganas de vivir a un paciente, por escuchar a un niño en el campamento que ha sido la mejor semana de su vida.
Aunque solo sea porque yo me he emocionado con cada caso.

Hay mucho que destacar:

Hemos recibido más de lo que hemos dado.

Hemos aprendido que:

  • La ayuda solidaria no se improvisa, debe prepararse con esmero y trabajo perseverante.
  • La sonrisa de un niño y las lágrimas de gozo de una madre es la mejor recompensa que obtenemos.
  • Todo lo que no se da, se pierde.
  • Todos son importantes y necesarios para la ayuda humanitaria.
  • Debemos ser agradecidos con el tiempo y el talento de los voluntarios.
  • Una vez te has iniciado en el mundo del “servicio” y has podido involucrar a los tuyos, es difícil salir.
  • Sentirse útil es justificar el día de vida.
  • No hay que mirar los errores y los defectos, sino el plan de Dios materializado en ese proyecto.
  • El Señor espera lo mejor de nosotros.
  • El camino es servir.
  • Para finalizar, solo nos queda decir que ha sido una experiencia que esponja el alma.

Es justo y merecido que dediquemos un párrafo más para agradecer a las instituciones locales y medios de comunicación por su implicación e interés en las actividades de Adra Morvedre durante todo este tiempo. Ayudándonos a facilitar, anunciar y promocionar, campamentos, conciertos, reparto de alimentos, viajes a Marruecos, intervenciones quirúrgicas o ayuda humanitaria en desastres y guerras.

EA. ¿Personalmente, qué te motiva a trabajar en Adra Camp de Morvedre? ¿Cuántos años llevas colaborando?

JCP. La motivación es la satisfacción de ayudar a gente que vive con sufrimiento y que la mayoría de las veces no puede elegir. Pero el motor que nos mueve al equipo es el espíritu cristiano, la voluntad de servir.
Algunos estamos en Adra desde que se inicio en el Camp de Morvedre y en toda España. Es decir, estamos cumpliendo los 25 años con Adra, y Adra con nosotros.

Hemos crecido juntos, fuertes y rectos. Nos hemos regado mutuamente y hemos ejercido de “tutor” recíprocamente.
Ahora goza de una sana mayoría de edad. Es tiempo de que aparezcan nuevos dirigentes locales para transitar juntos hasta el próximo aniversario.

EA. ¿Cómo podemos nosotros también colaborar con Adra Camp de Morvedre?

JCP.

  • Siendo voluntario en cualquier proyecto de Adra.
  • Participando en alguna campaña puntual.
  • Haciéndose socio. No hace falta una gran cantidad de dinero al mes. Con dos o tres euros ya estamos ayudando porque, además, las instituciones tienen en cuenta la masa social de las Asociaciones para conceder subvenciones.

EA. ¿Cómo podemos hacernos voluntarios o socios?

JCP. Para ser voluntario hay que tener ganas de implicarse en alguno de los proyectos que desarrollamos. Convencerse de que la colaboración me va a aportar una satisfacción interior, de paz, de ser útil, de calma por la obra bien hecha.
Luego hay que aprender cosas, reunirse, acostarse tarde, cansarse y otros muchos inconvenientes que proporciona la realidad de la vida tal como la conocemos. Pero eso también pasa con la familia, amigos, trabajo…

Quien quiera colaborar con nosotros que se ponga en contacto con Adra Morvedre:
Correo-e: [email protected]

La ganancia del voluntario es un don del cielo. Está en la alegría del otro, en su beneficio, en hacer el bien, en lo invisible, como decía El Principito.

El voluntario acaba vacunándose contra el egoísmo, la indiferencia, la intolerancia. Cada día, con cada gesto, se va poniendo el “recuerdo” que lo mantiene inmunizado frente a la comodidad, la mentira y lo zafio.

ÚNETE A NOSOTROS. ¡TÚ TAMBIÉN PUEDES SER VOLUNTARIO!

EA. ¿Te gustaría aportar algo más?

JCP. Que la gente pruebe a dedicar algún rato de su vida a ayudar a alguien necesitado y que sufre. Será difícil que no sienta una satisfacción real por haber ayudado sin esperar nada a cambio, solo la alegría de la persona beneficiada.

  • Es un ejercicio que estimula las endorfinas y tonifica los músculos de la bondad. Te hace sentir mejor y sacia la sed de medrar.
  • Es la única actividad dirigida a los demás en la que te sientes en paz y beneficiado por el mero hecho de participar.
  • No aspiras a ganar más, ni a promocionar en el escalafón social o profesional, ni a conseguir alguna otra prebenda o privilegio, lo cual resulta plenamente gratificante y llena de paz el espíritu. Por el contrario, la sonrisa de un niño, la mirada de amor de una madre, o las lágrimas de agradecimiento de los pacientes, son la verdad y la belleza insobornables que esponjan el alma y te justifican el día de vida.
  • Está demostrado que es un acto terapéutico. Te quita el aburrimiento y la tristeza y te ayuda a ver el interior de las personas y no solo su apariencia.
  • Como dice el Evangelio, es vencer el mal con el bien.

Un abrazo grande en Jesús de Juan Carlos Pulleiro, director de ADRA Camp de Morvedre.

Autora: Esther Azónredactora y editora de la Revista Adventista y QueCurso.es, editora y presentadora del Informativo Adventista de España, y editora de contenidos web en HopeMedia.es

 

Esther Azón. Revista Adventista

Esther Azón. Revista Adventista

Lic. Teología & Comunicadora Editora Revista Adventista Productora radio y TV/ Redactora Web en HopeMedia Edit/coordin. Quecurso.com