Skip to main content

El sábado 14 de mayo tuvimos el privilegio de asistir y ser testigos de dos almas entregadas en bautismo a nuestro Dios. Nuestros hermanos de Marbella, Elsa Oc. y Jose Luis Or. fueron bautizados por nuestro pastor Jarib S.

Una ceremonia distinta, realizada en el mar, junto a los hermanos de Marbella que quisieron acompañarlos en éste, su nuevo nacimiento.

Una tarde llena de fraternidad y gozo, en la que los presentes pudimos disfrutar de una hermosa meditación, previa al bautismo. También disfrutamos de un canto muy significativo, del cuál nos quedamos con las siguientes palabras:

«En las aguas del bautismo hoy confieso yo mi fe:
Jesucristo me ha salvado y en su amor me gozaré.
En las aguas, humillado, a Jesús siguiendo voy;
desde ahora para el mundo y el pecado muerto estoy»

La importancia del bautismo

«Los ritos del bautismo y de la santa cena son dos columnas monumentales, una fuera de la iglesia y la otra dentro de ella. Sobre estos dos ritos, Cristo ha inscrito el nombre del verdadero Dios.

Cristo ha hecho del bautismo la señal de entrada en su reino espiritual. Ha hecho de él una condición positiva que todos deben cumplir si desean ser considerados bajo la autoridad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Antes que el hombre pueda hallar hogar en la iglesia, antes de cruzar el umbral del reino espiritual de Dios, debe recibir la impresión del divino nombre: “Jehová, justicia nuestra”. Jeremías 23:6.

Por el bautismo se renuncia muy solemnemente al mundo. Los que son bautizados en el triple nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, al comienzo mismo de su vida cristiana declaran públicamente que han abandonado el servicio de Satanás y que han llegado a ser miembros de la familia real, hijos del Rey celestial. Han obedecido la orden: “Salid de en medio de ellos, y apartaos… y no toquéis lo inmundo”. Y para ellos se cumple la promesa: “Y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso”. 2 Corintios 6:17, 18. (Elena G. White, Consejos para la iglesia, capítulo 52)

Es nuestro deseo que no solo Elsa y José Luis sigan confesando su fe como en este día especial, sino, tú y yo también, todos los días hasta la eternidad.

¡Jesús nos encuentre a todos preparados!

 

Autora: Yanina López, directora de comunicaciones de la Iglesia Adventista de Marbella.
Imágenes: Fotos de Belen Cesari

Deja un comentario