Desde la UAE (Unión Adventista Española) transmitimos nuestro más sentido pésame, en nombre de toda la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España, a la familia del pastor David Gordon Rose. Un pastor y ex-presidente de  la UAE, recordado por su noble servicio tanto en España como en el extranjero.

Pastor David Gordon Rose. 29 de febrero de 1920 – 8 de diciembre de 2018

El pasado 8 de diciembre falleció el pastor David Gordon Rose a los 99 años de edad. Rose fue el décimo presidente de la Unión Adventista Española, desde 1950 a 1062.

Vocación temprana

Nacido el 29 de febrero de 1920 en Turners, EEUU, y penúltimo de los siete hijos de de Frank y Rosa Rose, David descubrió enseguida su vocación pastoral.

Con solo 4 años, y subido sobre una gran piedra en el patio trasero de su casa, les dio el primer sermón a sus hermanas. Más tarde, con 16 años, decidió prepararse para ser ministro del evangelio.

Su amigo, Morris Gutman, dice de él: “En Enterprise Academy, David era un estudiante modelo y muy trabajador. Siempre estaba dispuesto a ayudar. Fue uno de los 4 niños evangelistas que alquilaron una vieja escuela para predicar.” También le gustaba mucho cantar, así que con otros tres jóvenes formaron un cuarteto para la gloria de Dios.

Su sueño: ir a las misiones en Europa

Realizó sus estudios de teología en Union College (EEUU) de 1939 a 1943, donde conoció a su futura esposa Dorothy Thrall, con la que contrajo matrimonio en 1943. Su sueño era ir a las misiones en Europa, por lo que estudió alemán durante dos años, e hizo prácticas en una iglesia alemana de Nueva York.

La Conferencia General designó a David como misionero en una Europa devastada por la guerra. Cómo esperaban a su primer hijo (una niña a la que llamarían Margarita), decidieron que Dorothy se quedase con su familia en Oak Grove. Así que pocas semanas después del nacimiento de Margarita, David se fue a Europa, donde fue designado como director de la Oficina de Ayuda Europea. Esta oficina gestionaba los cuantiosos fondos que enviaba la iglesia Norteamericana. Con estos recursos se compraban alimentos básicos que eran distribuidos en las iglesias adventistas de Europa, devastadas por el hambre que había provocado la guerra. Este sistema siguió funcionando, incluso cuando las autoridades comunistas bloquearon Berlín.

Presidente de la UAE

En 1948, su esposa Dorothy y su hija Margarita se unieron a David en Suiza, donde nacería Richard, su segundo hijo, hoy pastor de varias iglesias en los EE.UU.  En 1950 recibió el llamado como presidente de la misión española. Y, aunque no hablaban español, aprendieron el idioma y dió su primer sermón seis meses después de su llegada. Llegó a familiarizarse tanto con el idioma que, después de varios años, las personas le preguntaban si provenía de una familia española.

Aunque el pastor Rose se encontró una iglesia que había perdido a casi la mitad de sus miembros por la Guerra Civil, durante los once años de permanencia de David en España, la iglesia creció de 600 a 1500 miembros. Se establecieron nuevas iglesias en varias ciudades españolas, aunque el trabajo no era nada fácil por la intolerancia religiosa. Sufrieron el cierre de iglesias, también del seminario y la escuela de la iglesia en Madrid. Pero el Señor siguió su obra, y fue abriendo el camino hacia la tolerancia ,y la libertad de conciencia, que hoy disfrutamos.

Humilde y evangelista

El pastor Rose pasaba mucho tiempo, cada año, visitando a las iglesias. Viajaba en trenes, siempre en tercera clase para ahorrarle dinero a la iglesia. Empleaba los largos desplazamientos para memorizar libros enteros de la Biblia. Después de la predicación comía con el pastor y visitaba a los miembros, y a los interesados que estaban recibiendo estudios bíblicos. De esta manera, siempre mantuvo en primer lugar en el trabajo la divulgación del evangelismo.

Terminada su misión en España David regresó, en 1962, con su familia a los EE.UU. Sin embargo, su hija Margarita pronto regresó a España, donde se estableció de manera permanente. Richard, permaneció en EE.UU. siguiendo los pasos de su padre. 

Vuelta a España tras su jubilación

Durante los 22 años que siguieron hasta su retiro, el pastor Rose llevó muchas iglesias en EE.UU. Cuando se jubiló, regreso a España para servir, de 1984 a 1986, como capellán universitario en el Seminario de Sagunto. Además pastoreó las iglesias de Puerto de Sagunto y Castellón.

Como todos los hombres y mujeres que llevan el fuego del evangelio dentro, David no quería descansar y siguió plantando iglesias en las Vegas (Nuevo México) de 1986 a 2002. Durante este tiempo, Dorothy pasó al descanso en 1993, como resultado de un cáncer. Fue difícil para David pastorear la iglesia y cuidar de Dorothy al mismo tiempo.

Finalmente en 2003, por un deterioro paulatino de su salud se retiró a Texas con su hijo Richard que servía como pastor para el Distrito de la ciudad de Baytown. 

Un derrame cerebral le llevó al descanso

El pasado miércoles 5 de diciembre de 2018, sufrió un derrame cerebral que terminó por llevarle al descanso el sábado 8 de diciembre. Era apropiado que el pastor David Rose, que había dedicado su vida a difundir las noticias sobre el pronto regreso de Jesús, y el mensaje del sábado, se fuera a descansar el séptimo día. Ahora está esperando la llamada de su Maestro, quien regresará para reclamar a sus hijos.

La Unión Adventista Española reconoce el trabajo incansable y abnegado del pastor Rose, y su familia, en la siembra de la preciosa semilla en nuestra amada tierra. Por eso, deseamos transmitir a su familia el  dolor de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España por su pérdida, pero a la vez nuestra esperanza en un pronto reencuentro en el bendito día de la resurrección.

“Bienaventurados de aquí en adelante los muertos que mueren en el Señor”. Sí, dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen” (Ap 14:13).

Pr. Sergio Martorell. Secretario de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España.

Foto: Milos Tonchevski en Unsplash

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.