Skip to main content

El  11 de junio de 2022, Mati y Wily (iglesia de Almería) y Amelia y Estera (iglesia de Roquetas de Mar), decidieron entregar su vida al Señor en la ceremonia de bautismo oficiada por el pastor José Luis Borrego. Por otro lado, Irina y su hija Dámaris renovaron su pacto con Jesús a través de su profesión de fe. Gracias damos al Señor también por ellas. 

Irina y Dámaris ya fueron bautizadas por inmersión en su anterior iglesia, pero el registro de feligresía se perdió (por paradero desconocido). Sin embargo, ambas han permanecido fieles a su compromiso cristiano.

Celebramos un programa especial conjunto, entre las dos iglesias, compuesto además por alabanzas y poesías.

Al finalizar la ceremonia, los presentes disfrutaron de una deliciosa comida fraternal, dando gracias a Dios por tantas bendiciones recibidas.

La importancia del bautismo

Los Adventistas del 7º Día creemos que a través del bautismo confesamos nuestra fe en la muerte y resurrección de Jesucristo, y testificamos de nuestra muerte al pecado y de nuestro propósito de caminar en una vida nueva de Su mano. De este modo reconocemos que Cristo es nuestro Señor y Salvador, llegamos a ser pueblo, y somos recibidos como miembros por su iglesia. El bautismo es un símbolo de nuestra unión con Cristo, el perdón de nuestros pecados y nuestra recepción del Espíritu Santo.

«La señal de entrada en el reino: Cristo ha hecho del bautismo una señal de entrada en su reino espiritual. Él ha hecho de esto una positiva condición con la cual deben cumplir todos los que quieren que se reconozca que están bajo la autoridad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Antes que el hombre pueda encontrar un hogar en la iglesia, antes de traspasar el umbral del reino espiritual de Dios, ha de recibir la impresión del nombre divino: “Jehová, justicia nuestra”  (Jeremías 23:6)». (Elena de White, El evangelismo, 226.4)

¡¡Maranatha!!

Autora: Estefanía Pérez, corresponsal de revista.adventista.es en la Iglesia Adventista de Almería.

Deja un comentario