Skip to main content

El domingo 21 de noviembre de 2021 celebramos, en la Iglesia Adventista de Girona, el enlace nupcial de Vanessa R. y David G.

En el principio…

Vanessa y David se conocieron en la iglesia en 2015. Llevaban años acudiendo a la misma iglesia pero nunca habían hablado. En 2015, en navidad, por fin lo hicieron y a partir de allí empezó una buena amistad. Un año más tarde se hicieron novios.

Lo que a David más le gusta de Vanessa es que es muy dulce y cariñosa, y que cuando está feliz lo transmite mucho. Lo que a ella más le gusta de él es su paciencia; que siempre tiene respuestas a sus preguntas; y su sentido de humor.

En navidad del 2020, David le dió una sorpresa a Vanessa y escondió el anillo de compromiso en una caja de bonbones. Cuándo Vanessa abrió la caja, David tomó el anillo y le pedió matrimonio arrodillado.

Sus textos bíblicos preferidos son Eclesiastés 4:9-12 y 1 Corintios 13:4-11, 13.

Duespués de 5 años de novios, por fin llegó tan esperado día de la boda.

La  boda

Tras el pastor Julian García y su mujer entraron las damas de honor: Fabiola, Olga, Kendy, Lourdes, Kassia y Daniela. Al novio le acompaño su madre Pili, y a la novia sus hermanos Alex, John y su madre Blanca. También participaron Jeremy, Owen, Maya y Santiago.

Mensaje: El espejo

El pastor empezó contando un relato muy interesante que explica la lucha entre en bien y el mal. Satanas cuando se rebeló contra Dios emprezó a divertirse causando pecado en los demás. Se veía en un espejo. El pastor les mostró el significado de la siguiente manera: Primero mostró una ventana de cristal a través de la cual la pareja miró y vio lo que había al otro lado porque el cristal era transparente. Luego les mostró otro cristal, pero esta vez era un espejo. No pudieron ver el otro lado. En cambio, veían su propia imagen en el reflejo.

El espejo de Satanás se rompió en millones de pedacitos y estos pedacitos entraron en los ojos de muchas personas. A partir de allí seguimos con la lucha diaria entre la voluntad, bondad, sabiduría, justicia de Dios y el “yo” que vemos en el espejo.

Sobre todo, en un matrimonio es importante no mirar el yo, sino mirar através del cristal transparente, limpio, del amor de Dios, siempre agarrandonos a Jesús para vencer todo pecado, y ver con “los ojos de Jesús”. A través de Él, y con la ayuda del Espíritu Santo, vemos las cosas diferentes. Dios quiere restaurar su imagen en nosotros día a día. El diablo nos quiere separar pero Dios quiere unirnos y soldarnos en sus principios. El Señor es cemento de toda relación duradera. “El carpintero animó al platero, y el que alisaba con martillo al que batía en el yunque, diciendo: Buena está la soldadura; y lo afirmó con clavos, para que no se moviese”. (Isias 41:7).

Intervención musical y palabras de la familia

El deseo y oración del pastor para la pareja era que Cristo se revelara en ellos. “El Señor está muy cerca” dijo y “sois muy queridos para Dios”. Recomendó, además, estudiar el carácter de Jesús, porque es nuestro restaurador.

Amigo de la infancia, Josep Gallego tocó una canción preciosa en la guitarra. Por su parte, Alex citó una línea de Elena G. White para fortalezer su fe. El hermano menor de la novia, John, también los felicitó y dijo que estaba muy feliz de poder celebrar este gran día con ellos.

Los votos

Muy hermosas fueron las palabras que se dedicaron el uno al otro, diciendo sus votos. Vanessa dijo que le hace sentir que siempre estará con ella y que la proteje. David dijo que hasta conocer a Vanessa, nunca imaginó que tendría el privilegio de casarse y que sólo en la felicidad de ella encontraría la suya.

El consejo

Terminó el pastor aconsejando a la pareja que siempre se miren el uno al otro a través del cristal limpio y transparente, no de un espejo. “Es el secreto que pocos quieren aprender”. Que se traten siempre con amor y respeto, y que dejen que Cristo les siga transformando. “Así llegareis hasta el reino”- puntualizó-.

Fin de la cermonia

Los novios y sus testigos, Alfons (hermano de David) y Zilia, firmaron los documentos.

Los novios salieron detrás de las preciosas damas de honor.

La iglesia de Girona celebró con mucho gozo este enlace nupcial y desea a la pareja mucha felicidad y amor, siempre a la mano de Jesús.

¡Vivan los novios!

Autora: Fenella Pol, corresponsal de la Revista Adventista en la iglesia de Girona.