Skip to main content

La Convención Nacional del Ministerio de la Mujer de la Iglesia Adventista se celebró este año, entre los días 11 y 13 de noviembre, en el Centro de Actividades Múltiples de Entrepeñas (CAM) de Entrepeñas, bajo el lema «Llenas de su gracia».

El inicio del viaje de la mayoría de las participantes estuvo acompañado de lluvia y mal tiempo. Pero esto no cambió el entusiasmo con que todas iniciaron su viaje, dispuestas a aprender todo lo que allí se iba a impartir, puesto que era una Convención de formación. Todas deseosas, además, del compañerismo y de unir esfuerzos para dar lo mejor de nosotras mismas y servir mejor a nuestras iglesias.

Fue de agradecer que el Ministerio pusiese a nuestra disposición un autobús que recogió a quienes llegaron en avión y en tren y a quienes se acercaron a Madrid y a Guadalajara. De este modo se facilitó el acceso al Centro de Actividades Múltiples y se aseguró que se pudiesen cumplir los horarios de regreso.

A la Convención asistieron directoras del Ministerio de la mujer de toda España, con sus equipos. Traían consigo a las responsables del Servicio de Orientación ante el maltrato, además de a mujeres interesadas en el ministerio. Ellas representaban a las iglesias de: Alicante, Almería, Ciudad Real, Córdoba, Denia, Donosti, Fuengirola, Galicia-Temple, Guinardó, M-Alcalá de Henares-Shalom, M-Aluche, M-Eben Ezer, M-Emaús, M-Habla Portuguesa, M-Las Rosas, M-Pinto, M-Resurrección, Orihuela, Ourense, Palma de Mallorca, Pamplona, Sagunto, Sevilla, Soria, Toledo, Tudela, Valencia-Vives, Vall d’Uxó, Vitoria Gasteiz (¡14 mujeres se desplazaron desde allí!), Villajoyosa, Z- Gloria Domini, Z-Torrero, además de varios esposos e hijos e hijas de las participantes. Cabe mencionar que acudieron seis familias al completo, de entre las 92 personas que asistimos en total.

Inicio de la Convención de Ministerio de la Mujer 2022

Después de la recepción y alojamiento, comenzamos con una preciosa y motivadora reflexión llevada a cabo por Maya Mercier, titulada «El Dios de las segundas oportunidades». La ponente analizó la genealogía de Jesús y profundizó sobre las mujeres que la formaban.

Tanto el sábado como el domingo en la mañana, comenzábamos con momentos de oración antes del desayuno, seguidos por momentos de alabanza.

La reflexión del sábado, «Llenas de gracia como Jesús», corrió a cargo de Mercedes Martínez, la nueva directora nacional del Ministerio de la Mujer. Todos nos mantuvimos en silencio para no perder ni una sola palabra de su interesante exposición, llena de profundo contenido.

Talleres

El programa siguió con 4 talleres de formación divididos entre el sábado y el domingo, y llevados a cabo por 4 mujeres profesionales en su área.

Lidia Calonge

Como buena comunicadora, nos enseñó «Cómo hablar en público», y «nos sacó» la sonrisa en varios momentos, haciendo muy amena e interesante su exposición.

Margarita Llabrés

Nos habló sobre «La preparación espiritual de la Líder», ayudándose para ello de imágenes y frases que estaban llenas de significado. Un taller para que no olvidáramos la importancia del liderazgo y que, con la ayuda de Dios, podemos llegar a dar lo mejor de nuestros talentos en nuestras iglesias.

Mercedes Martínez

llevó el taller, muy útil, de «Coordinando el trabajo en equipo». Allí pudimos aprender, a través de casos prácticos en grupo, cómo podemos sacar más rendimiento a una actividad si el grupo se organiza bien. Todo ello atendiendo a seis actitudes que no favorecen el trabajo en equipo, y a otras seis que si lo hacen.

Sari Hernández

Se encargó del taller «Habilidades de organización para tu ministerio». En él nos dio muchos detalles que nos pueden ayudar a hacer mejor nuestro trabajo.

Con posterioridad a su taller, Sari tuvo otra participación donde nos habló, dentro del Proyecto de la Plataforma, de la figura de la Orientadora del Maltrato, (una figura poco conocida en algunas iglesias). También nos habló de la formación que están siguiendo las mujeres que aceptan este cargo.

Sábado noche de Santa Cena

El sábado por la noche tuvimos una cena especial de consagración, Santa Cena, que ofició la pastora Margaret Gareze. Fue una ceremonia muy espiritual, en la que se creó y sentimos un ambiente de confraternización y paz. Todo fue preparado con sumo esmero y delicadeza. Es muy de agradecer la colaboración de todas las mujeres que se prestaron a ayudar en la preparación, especialmente de nuestras hermanas Sandra Cayrus y Romina Femopase, su asistente, quienes se encargaron no solo de la decoración de la cena sino también de la decoración de la sala.

La velada

Al terminar la Santa Cena, tuvimos una preciosa velada de convivencia, que consiguió que además de pasar un rato muy agradable, fomentara la unidad entre las participantes. Un agradecimiento especial a las hermanas Maribel Villacampa de la iglesia de Huesca y Esther Agudelo de la iglesia de Guinardó que organizaron la velada. También a las demás hermanas que participaron activamente en ella, especialmente a Lucía Fabián y Áurea Valencia de la iglesia de M-Las Rosas.

El domingo la pastora Margaret Gareze cerró su participación en la Convención con otra profunda reflexión acerca del papel de Jesús como nuestro Goel.

Regalitos

Mercedes y su equipo nos entregaron una carpeta con materiales útiles para nuestro ministerio, entre ellos una revista ISHAH-AD y una memoria USB, y tuvieron el detalle de regalarnos un llavero y una bolsita con flores de lavanda con un mensaje de bienvenida.

Estamos muy agradecidas a Dios por la respuesta que tuvo toda la Convención, y por la ilusión y deseo de trabajar de todas las participantes. Ya hubo varios pedidos para la nueva revista ISHAH-AD y se recogió una ofrenda de 500€. ¡Alabamos al señor por ello!

La despedida

Terminamos la Convención comiendo todos juntos una estupenda paella, que el personal de Entrepeñas nos preparó. En todo momento trataron de que nos sintiéramos cómodos y disfrutáramos de las instalaciones.

Todo estuvo acompañado de bonitos momentos. De reencuentros con directoras y orientadoras del ministerio de la mujer de otras iglesias, con sonrisas, abrazos, (ahora que ya se puede), etc. Momentos de fotos, motivación y buenos deseos para utilizar lo que hemos aprendido, para servir mejor en nuestras congregaciones. Deseamos, junto con el resto de departamentos, poder ayudar a tener mejores iglesias, y ser útiles para la sociedad. Todo ello sin olvidar la misión que nos dejó Jesús de llevar el evangelio a todo pueblo, raza o nación.

El día de regreso fue un día de sol radiante, y buena temperatura. Parecía un símbolo de cómo estaban nuestros corazones: llenos y motivados para dar lo mejor de nosotras mismas, después de esta maravillosa Convención.

Autora: Maite Lavado, colaboradora de la Plataforma contra violencia de género. Orientadora de prevención del maltrato.
Autores fotos: Bill Hamer y otras autoras.

2 comentarios

Deja un comentario