Skip to main content

El sábado 15 de mayo, en la iglesia de Lleida (Lérida), se vivió una mañana muy entrañable. Se bautizaron cuatro hermosas almas. 4 jovencitos entregaron su vida al Señor: Aarón L., Janay A., Abril N. y Betania G.

Fue una ceremonia muy emotiva, en la que los padres dedicaron palabras de amor y gratitud a Dios por su benevolencia. Por su parte, las madres cantaron una bonita canción. Fue un acto lleno de amor y agradecimiento a Dios por el bautismo de los 4 jovencitos. Esperamos que su ejemplo motive a la juventud de la iglesia. Oficio la ceremonia el pastor Israel Guntín, padre de Betania.

Nuestros jovencitos tomaron la decisión de realizar su pacto con Jesús tras realizar los estudios bíblicos correspondientes. Todos y cada uno de ellos conoce perfectamente el significado del paso que ha decidido dar. Tanto sus padres como el resto de la iglesia nos sentimos muy felices por su compromiso. Como iglesia les deseamos lo mejor y trataremos de ayudarles, con cariño, a seguir creciendo de la mano del Maestro.

Nuestros jóvenes, el mayor tesoro de la iglesia

Cada joven que se bautiza es un milagro para la gloria de Dios y esperamos de ellos que sean portadores de muchas otras personas a los pies de Jesús, para que, muy pronto, todos podamos estar en la Tierra Nueva, disfrutando de la vida eterna que el Señor nos ha prometido. Deseamos, de todo corazón, que cada uno de nosotros, junto con nuestros jovencitos, podamos estar allí ese día.

«Cristo dijo: En la orilla del Jordán los cielos fueron abiertos y el Espíritu descendió sobre mí en forma de paloma, esta escena no fue sino una señal de que soy el Hijo de Dios, si creéis en mí como tal, vuestra fe será vivificada. Veréis que los cielos están abiertos y nunca se cerrarán. Los he abierto a vosotros» (Elena de White, Exaltad a Jesús, p.181)

Demos gracias a Dios por todo.

Autora: Mª Teresa Pascual, corresponsal de revista.adventista.es en Lleida. 

Deja un comentario