Las instituciones informanReportajes

ADRA de El Puerto de Sta. María ayuda a más de 1.000 familias

La delegación de ADRA en El Puerto de Santa María prosigue ayudando a las familias sin recursos, y desde el 2014 han alcanzado actualmente a más de 1.000 familias.

Una gran labor que sin su coordinadora, Milagros Gordillo, y los 15 voluntarios que la apoyan, no sería posible. Milagros Gordillo comenta que, aunque durante el verano hay usuarios que encuentran trabajo y dejan de acudir al centro, siempre hay otros que se unen, por lo que no suele bajar mucho el número de beneficiarios. Además, apunta que una de las cosas más preocupantes es el  cambio en tipo de personas que necesitan ayuda de unos años hasta ahora.

Actualmente, según confirma la presidenta de ADRA, Olga Calonge, son familias normales que han tenido un nivel de vida medio, y que ahora no pueden hacer frente a los gastos cotidianos con los apenas 400 euros que le quedan de paro.

El educador social y delegado en la zona, Loris Bizzarro, realizó unas encuestas sobre la atención social que ofrece, la delegación ADRA en Puerto Santa María, a las familias sin recurso. En estas encuestas, las familias destacan la excelente atención social y el exquisito trato del equipo voluntarios.

Una experiencia que tocó el corazón de todos los presentes fue cuando el concejal de Bienestar del Ayuntamiento el Puerto Santa María, preguntó si la coordinadora de ADRA allí podía atender a una familia que llevaba meses sin recursos… y la alegría de la madre de esta familia gritando, agradecida: ¡mi niño tendrá leche y galletas!

Un agradecimiento especial para todo el equipo de la delegación ADRA Puerto Santa Maria por su ardua labor y gran compromiso, con Dios y con los más necesitados de nuestra sociedad. Que Dios les bendiga.

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.