Entrevista a Alexandra Mora Angomás

Expresidenta de AEGUAE y voluntaria del Center for Youth Evangelism de Andrews University en EEUU.

Has sido presidenta de la Asociación AEGUAE durante cuatro años, antes eras secretaria, ahora vicepresidenta 2ª. Pero ¿quién es en realidad Álex Mora? Háblanos un poco de ti.

La respuesta a esta pregunta cambia cada día. 😉 Sin embargo, me gustaría definirme como una seguidora de Jesús que intenta ser útil en Sus manos esté donde esté. Mi vida comenzó en República Dominicana. Los últimos 14 años, España se ha convertido en mi hogar. Tras estudiar arquitectura técnica sentí que podía servir mejor a Dios estudiando algo distinto y eso me llevó a obtener el grado en Estudios Ingleses. Conocí a mi marido, Isaac Chía (director de exploradores de la Union Adventista Española de 2008 a 2016), en Madrid, y juntos hemos procurado servir a nuestra iglesia en cada etapa. Durante los últimos 3 años hemos formado parte de un proyecto ilusionante de creación de una nueva iglesia en Madrid, que en sus inicios se llamó SAL y ahora se conoce como CERO, de la mano del Pr. Jonathan Contero.

Muchas personas te relacionan con AEGUAE por los años que has pasado comprometida con ese proyecto. ¿Qué significa AEGUAE para ti?

Para mí AEGUAE siempre ha significado una oportunidad de crecimiento, de profundizar en mis creencias, de aprender de personas que saben muchísimo más que yo, de ver que es posible tener una fe racional, de tener un punto de encuentro en el que dialogar.

¿Cuántos años le has dedicado a ese proyecto, concretamente?

Llevo asistiendo a las convenciones de AEGUAE año tras año desde 2006. Todavía recuerdo aquel año. El ponente invitado fue Jacques Doukhan, y el tema, «Creer en Dios después de Auschwitz». Quedé prendada desde el minuto 1. Era como un oasis para mí, un sitio en el que podía sumergirme en la Biblia de la mano de verdaderos “cracks”. En 2010 empezó mi colaboración más directa en AEGUAE como miembro de la directiva.

¿Qué servicio crees que presta AEGUAE a los universitarios?

Por un lado, les ofrece un espacio de diálogo y reflexión en cada una de sus convenciones. A través de aula7activa.org, les ofrece un amplio rango de publicaciones gratuitas y la posibilidad de colaborar con sus propias ideas y pensamientos través de artículos y libros, o con sus dones, ya sea maquetando, traduciendo, diseñando, etc. Además les recuerda que no están solos en su paso por la universidad gracias a las Jornadas de estudiantes. Da mucha fuerza saber que no te enfrentas solo ante cuestiones complicadas que se presentan con el paso a la universidad, que te llevan a preguntarte si tiene sentido o no aquello en lo que crees y que te han enseñado desde pequeño, como por ejemplo, la relación entre fe y ciencia.

¿Está restringido AEGUAE a adventistas o a jóvenes?

Para nada. Es un espacio abierto de diálogo y reflexión. Cualquier persona con inquietudes, ganas de aprender y espíritu de dialogo es un perfecto candidato para AEGUAE y sus proyectos y actividades.

¿Qué crees que se podría mejorar?

Sería genial poder crear una red de estudiantes adventistas y de mentores que ayuden a los estudiantes a aprovechar sus años universitarios para crecer en su fe y para compartir a Dios en su entorno académico.

¿Qué han significado para ti todos estos años comprometida con el proyecto de AEGUAE?

Han sido una gran bendición para mí. He aprendido muchísimo, he conocido a gente maravillosa, y me he enamorado del ministerio con estudiantes. Cuando te pones en manos del Señor, siempre terminas recibiendo muchísimo más de lo que das.

¿Con qué te quedas de todos esos años?

El proyecto que más ha significado para mí ha sido iniciar las Jornadas de Estudiantes Adventistas. Queríamos conectar con las nuevas generaciones de estudiantes, y para ello unimos esfuerzos con los departamentos de Jóvenes y de Educación de la Unión Adventista Española. El resultado ha sido generar un punto de encuentro para los estudiantes adventistas de 17 a 25 años, en el que les recordamos que no están solos en su paso por los centros académicos. Un encuentro en el que nos centramos en su vida como estudiantes y procuramos darles una inyección de energía que dure todo el año académico. Es una pasada compartir el encuentro con los estudiantes; me encanta verlos a todos interactuando y conectando con otros estudiantes.

Sabemos que, recientemente, estuviste un año como voluntaria en EEUU. ¿Qué te impulsó a irte de voluntaria?

Pues la verdad es que es algo que llevaba tiempo conversando con Dios a través de la oración. Quería dedicar un año de servicio a Dios al terminar la carrera, antes de empezar a buscar trabajo a tiempo completo. Le estuve pidiendo que surgiera una oportunidad que me permitiera servirle con mis dones. Y por “casualidad” me topé un día con la convocatoria del Center for Youth Evangelism. Al leer los requisitos pensé que había sido escrita para mí, y sentí que era la respuesta de Dios a mis oraciones, así que me presenté a la convocatoria.

¿Dónde estuviste concretamente?

Estuve en el Center for Youth Evangelism (CYE) (www.cye.org), en Andrews University. Por darte alguna referencia, son los responsables de organizar el Camporé Internacional en Oshkosh cada cinco años. En el último camporé reunieron a 50,000 exploradores y apasionados del club de todo el mundo.

Háblanos un poco del proyecto en el que estuviste trabajando. ¿Cuál era tu trabajo exactamente, dentro del proyecto?

Tuve el privilegio de colaborar en 2 grandes proyectos. Uno fue organizar un congreso sobre evangelización juvenil para la Lake Union Conference (Unión del Lago) (ver www.lucyouth.org), que tiene algo más de 50,000 miembros. Fue muy especial porque tuve la libertad de organizar cada detalle de principio a fin. Resultó ser muy dinámico e inspirador gracias a los invitados que tuvimos. Y lo que tuvo de especial fue que se trató de un encuentro en el que compartíamos ideas prácticas de evangelización con los jóvenes, y luego les dimos la oportunidad de presentarnos sus ideas y recibir fondos para llevarlas a cabo, algo parecido a lo que hace JAE en su proyecto JAE Innova. En nuestro caso, los jóvenes recibieron un total de $65000 para desarrollar sus proyectos de evangelización juvenil.

El segundo proyecto fue convertir todos los recursos que tiene el CYE sobre COR (Church Of Refuge) en un curso online accesible a todo el mundo. Esta es una iniciativa que también existe a nivel europeo con el nombre de iCOR (icor.church) (desarrollado por el departamento de jóvenes de la División Inter-europea). Se trata de una propuesta a cada iglesia para que se convierta en un lugar de refugio, un hogar espiritual, para todas las personas, y en la que forman parte del ADN de la iglesia una serie de valores que aseguran que se trata de una iglesia saludable e inclusiva.

¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué te ha aportado? ¿Volverías?

La experiencia fue estupendísima. Me ha encantado poder dedicarme al 100% a proyectos cuyo objetivo es dar a conocer al Dios en el que creemos a los demás. Tener la oportunidad de impactar las vidas de las personas, y de los jóvenes en particular, para la eternidad es insuperable. Volvería sin dudarlo.

¿Qué le dirías a aquellos jóvenes que estén pensando ofrecer un año de su vida como voluntarios?

¡Tendría que ser una experiencia obligada! Siempre recibes más de lo que das. Y te ayuda a recordar cuáles deberían ser las prioridades en tu vida. Viajar a otro país siempre es enriquecedor, te abre la mente. Conoces nuevas formas de ver la vida, otras maneras de interactuar con las personas. Es muy positivo.

Y para terminar esta entrevista, hablemos un poco del futuro. Próximamente irás con tu marido, Isaac Chía, hasta ahora responsable del área de Exploradores de JAE y del Ministerio de la Infancia, en las oficinas de la Iglesia Adventista en la División InterEuropea. Háblanos un poco de la responsabilidad que vais a desempeñar.  

Pues ahora estamos trabajando tanto Isaac como yo para el departamento de jóvenes de la División Inter-Europea, con Stephan Sigg, el director de jóvenes. Isaac está involucrado con proyectos de exploradores, como el seminario de guías mayores, el camporé de exploradores y el proyecto pedagógico-práctico para el desarrollo del programa de exploradores.

Por mi parte, soy la asistente de Stephan Sigg, así que colaboro en todos los proyectos de jóvenes que surgen. Lo que tenemos entre manos ahora mismo es el congreso de jóvenes europeo (European Adventist Youth Congress), que se celebrará en Valencia del 1 al 5 de agosto de 2017. ¡Un encuentro al que no puede faltar ningún joven!

¿Cómo recibisteis la noticia?

Al principio fue una sorpresa, ya que no nos lo esperábamos para nada. Yo estaba en Estados Unidos, haciendo la experiencia de voluntariado en Andrews University. Mirando hacia atrás ahora, me da la impresión de que el Señor abrió las puertas para que surgiera lo de EE.UU. para que estuviera mejor preparada para este cambio.

La sorpresa dio paso a la gratitud y a la ilusión de poder dedicar nuestras vidas a servir a Dios. Ha sido un verdadero regalo del cielo.

¿Qué habéis dejado atrás?

Dejamos atrás a personas queridas, a nuestros amigos y familiares, a las personas con las que hemos hecho iglesia durante estos años, y que por tanto se han convertido en nuestra segunda familia. Y sin embargo, no los dejamos del todo atrás. Por un lado, forman parte de nuestra historia para siempre, y por otro, seguiremos conectados (¡gracias a las nuevas tecnologías!) y mantenemos la esperanza de que si no nos reencontramos en esta tierra, lo haremos en una en la que no nos separaremos jamás.

¿Querrías añadir algo más a esta entrevista? ¿Algún consejo para los jóvenes? ¿Algo que destacar de todas estas experiencias de servicio a la iglesia?

Siempre siento que quien más consejo necesita soy yo. Pero si hay algo que puedo compartir es que no perdamos nunca de vista lo verdaderamente prioritario en esta vida: Jesús. Con Él, lo tenemos todo.

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.

Author Esther Azón, HopeMedia