Seguro que te estarás preguntando al leer el título de este artículo, ¿cómo puede hablar el pie? A la mente puede venir alguna viñeta de un zapato con una suela abierta, con una gran boca.

No, muy lejos de eso. La Palabra de Dios tiene mucho que decirnos sobre el lenguaje del pie.

En primer lugar, el pie puede demostrar nuestra fe. Los sacerdotes debían mojar sus pies cuando iban a pasar a la tierra prometida. En ese preciso momento y no antes, el río se secaría (Josué 3 :15).

En segundo lugar, el pie puede demostrar compromiso, amor, esponsales. Rut debía descubrir los pies de Booz con el objeto de que la redimiera (Rut 3 :4).

En tercer lugar, el pie significa ayuda. Recién acabamos la lección trimestral de la Escuela Sabática sobre Job. En una de sus defensas de su conducta claramente explica que era « ojos al ciego y pie al cojo » (Job 29 :15). Y no sólo Job, David también se defiende diciendo que su pie ha estado en rectitud (Salmos 26 :12).

En cuarto lugar, el pie puede simbolizar tropiezo. David lo sabía muy bien y el diablo conocía perfectamente este versículo bíblico en Salmos 91 :12, al hablar de que Dios no permite que nuestro pie tropiece en piedra. En una de las tentaciones de Jesús, este versículo sacado de contexto es un pretexto para tentarlo. A veces durante nuestra vida tropezamos en las piedras, y no solo una vez sino varias veces, en la misma con el mismo error. Pero Jesús prometió que siete veces el justo tropiezaría, pero de las siete se levantaría. Esa es la diferencia entre nosotros y los no creyentes. Podemos caer, de hecho lo hacemos hasta siete veces al día, pero por el poder de Dios podemos levantarnos una y otra vez ; y siete veces pecamos contra nuestro hermano y si pedimos perdón, lo recibimos (Lucas 17 :4, Proverbios 24 :16). Pero se nos advierte que si nuestro pie nos sirve de tropiezo, debemos desecharlo (Mateo 18 :8, Marcos 9 :45), es decir, cambiar nuestra voluntad y decirle “no, ahí no quiero ir”.

En quinto lugar, el pie tiene ojos, sí, lo que lees, pues David nos dice que la Palabra de Dios es como una lámpara a los pies (Salmos 119 :105), lo que significa que si el pie anda a la luz de la Palabra, no tropezará ni caerá en la tentación tan a menudo como si no tuviera esa luz.

En sexto lugar, el pie tiene sentimientos y se alegra. David, el gran poeta, nos dice la alegría que tuvieron nuestros pies al entrar en la iglesia (cuando conocemos a Jesús por primera vez y cada sábado que renovamos ese encuentro (Salmos 122 :2).

En séptimo lugar el pie puede correr hacia el mal (Proverbios 1 :16, 6 :18 ; Isaías 59 :7, Romanos 3 :15), y cometer malas acciones, homicidios, adulterios, etcétera. Pero en Proverbios mismo encontramos el fin de esos pies y es la muerte (Proverbios 5 :5).

En octavo lugar, en Isaías 52 :7, en Nahum 1 :15 y en Romanos 10 :15, el pie corre para predicar el Evangelio, las buenas nuevas de la salvación, no para un momento. Por eso en Efesios 6 :15 se da un calzado especial a esos maravillosos pies que se apresuran porque el tiempo es corto para salvar almas para el reino de Dios.

En noveno lugar, en 1ª Corintios 12 :15 y en 1ª Corintios 12 :21, el lenguaje del pie es incorfomista con su situación, es orgulloso, no quiere que el cerebro (la cabeza) lo dirija, quiere hacer lo que quiere, pero según Lucas 21 :36, si queremos estar en pie delante del Hijo del Hombre, si queremos sostenernos en pie delante de la ira del Cordero (Apocalipsis 6 :15), y si deseamos, según Apocalipsis 20 :12, estar en la Nueva Jerusalén en pie para salvación, debemos dejar que Jesús lave nuestros pies de todo mal (Juan 13 :5) y, como María, regar con lágrimas ardientes de dolor por el pecado (Lucas 7 :38) los pies de Jesús. Pues Él recorrió con sus pies sangrantes el camino por mi y si sigo en sus pisadas, pronto podré abrazar los pies de Cristo y adorarlo (Mateo 28 :9).

COMENTARIOS

Se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. No se responderán consultas sobre este asunto. Serán aceptados en este espacio solo comentarios relacionados a noticias y artículos y no anuncios comerciales. Por favor, mantenga todos los comentarios respetuosos y corteses con los autores y con otros lectores.

Author Mª Dolores Ouro, Doctorando, Puerto de Sagunto